Ir al contenido principal

La COVID-19 suma más de un millón de muertos a nivel mundial


En los últimos 10 meses, el virus ha cobrado más vidas que el VIH, el paludismo, la influenza y el cólera. Y, mientras siembra destrucción en la vida diaria de todo el planeta, se sigue propagando con rapidez.

En los 10 meses que han transcurrido desde que una misteriosa neumonía empezó a atacar a los residentes de Wuhan, China, la COVID-19 ha matado a más de un millón de personas en todo el mundo, una cifra atroz recopilada de los registros oficiales que, sin embargo, no refleja realmente cuántos pacientes han muerto. Puede ser que ya haya superado a la tuberculosis y la hepatitis como la enfermedad infecciosa más mortal del mundo y, a diferencia de las otras competidoras, sigue avanzando con rapidez.

El coronavirus, como nada que se haya visto en más de un siglo, se ha infiltrado en todos los rincones poblados del orbe, sembrando terror y pobreza, infectando a millones de personas en algunos países y paralizando economías enteras. Pero cuando la atención se enfoca en la devastación causada por la suspensión de la vida comercial, educativa y social del mundo, es demasiado fácil perder de vista el costo humano más directo.

Más de un millón de personas –padres, hijos, hermanos, amigos, vecinos, colegas, profesores, compañeros– se han ido, de pronto, prematuramente. Quienes sobreviven a la covid quedan postrados durantes semanas o incluso meses antes de recuperarse y muchos presentan persistentes efectos adversos cuya gravedad y duración siguen siendo desconocidos.
ENTRADAS RELACIONADAS

Comentarios