ÚLTIMA HORA

sábado, 1 de agosto de 2020

A Guadiana Senador del partido Morena 4 Empresas lo vinculan a CFE

La compra de carbón por parte del Gobierno mexicano ha encendido las alarmas, y no solo las ambientales, en este caso, por el presunto conflicto de intereses de un senador del partido gobernante, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). 

El empresario minero y legislador por el Estado de Coahuila, Armando Guadiana Tijerina, reconocible por su sombrero tejano y un tupido bigote, lleva dos años defendiéndose de quienes le acusan de beneficiarse de la empresa pública de electricidad. 

Es presidente de la Comisión de Energía del Senado, pero asegura que no vende al Gobierno desde hace cuatro años, sin embargo, en el último llamado para comprar carbón realizado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), al menos cuatro empresas asociadas a él o a su familia aparecen entre las potenciales beneficiarias, de acuerdo a una lista a la que ha tenido acceso EL PAÍS. 

La adquisición, una especie de rescate económico para la entidad carbonífera, ha sido celebrada por Guadiana, quien asegura a este diario que “en lo personal” no tendrá “ningún beneficio”, de concretarse la firma del contrato, prevista para este viernes, al menos unos 57,9 millones de pesos irán a parar al entorno del senador. 

El acuerdo anunciado el 14 de julio responde a una demanda de años de los pequeños productores de carbón. Los grandes empresarios, que vendían su producción a la metalúrgica Altos Hornos de México (AHMSA), sufrieron el parón de las adquisiciones cuando la CFE canceló en junio un contrato de 14,7 toneladas, pidieron participar en este convenio, cuyas negociaciones ya estaban en marcha. 

La compra de dos millones de toneladas se hará a 75 empresas mineras, seleccionadas entre 116 que fueron evaluadas por el Servicio Geológico Mexicano, de la subsecretaría de Minería, dependiente de la Secretaría de Economía. 

Un 28% del lote provendrá de microproductores, 44% de pequeños, 16% de los medianos, y solo 11% de los grandes. Según las fechas que le han dado a los empresarios, la firma de los contratos será este viernes y las entregas se harán desde el 1 de agosto hasta diciembre de 2021. 

La CFE ha dicho que el proceso de adquisición por adjudicación directa se ajusta a los principios de “cero corrupción, cero coyotaje y preferencia a pequeños productores”. El senador Armando Guadiana ha rechazado en varias ocasiones la existencia de conflictos de interés durante la negociación del acuerdo. Ni un kilo de los dos millones de toneladas que comprará la eléctrica paraestatal saldrá de una empresa de la órbita familiar, ha asegurado. 

“Desde febrero de 2016 las empresas de las cuales yo soy socio y algún Guadiana es socio [no le venden al Gobierno], también le pedí a mi hermano que no le venda a la CFE”, declaró a mediados de julio tras darse a conocer el acuerdo. 

Pese a estas declaraciones, el senador y su familia están ligados al menos a cuatro empresas mineras que aparecen en una lista del Servicio Geológico Mexicano: Carbón Mexicano, Zapaliname, Río Álamo y Minera 2G, fundadas entre 1993 y 2005, tienen su domicilio en Saltillo, capital de Coahuila, o San Juan de Sabinas, municipio ubicado en la región carbonífera, al norte del Estado. El político no figura en ninguna de ellas como socio directo. 

Aunque en tres aparece como apoderado y en la cuarta son sus parientes o personas cercanas quienes ocupan cargos de responsabilidad o de representación legal. Dos de las empresas, Carbón Mexicano y Zapaliname, están registradas ante la Secretaría de Economía como partes del grupo empresarial Materiales Industrializados S.A. (MINSA), una compañía en la que el senador sí es socio. 

“Ay, caray”, repite Armando Guadiana ante los cuestionamientos de este periódico. Si su apellido aparece en los papeles de estas empresas es porque tiene “muchos familiares”, asegura en conversación telefónica. “Voy a hacer una revisión exhaustiva, pero tengo familiares que son gente que se ha dedicado toda la vida a la actividad minera, y andan en apuros. 

Yo no soy socio, y eso es lo importante, pues no tengo conflicto de interés”, insiste. El senador, uno de los que negoció y pujó para que CFE comprara carbón a los productores asegura que lo hizo por “el compromiso moral con la gente de esa región, y no pensando en beneficiar a Juan o Pedro”. El apellido del legislador aparece en múltiples documentos de las cuatro empresas disponibles en el Registro Público de Comercio. 

La composición de Zapaliname, la más antigua de las cuatro, se lee algo parecido a un árbol genealógico: César Ariel Rodríguez Guadiana, sobrino del senador e hijo de Pilar Guadiana Tijerina, figura como uno de los dos socios. Sus tíos, los hermanos Armando y José Luis Guadiana, aparecen como apoderados con amplios poderes en actas del consejo de administración de 1994 y 2009. 

Cuestionado sobre los posibles beneficios que podría traerle la compra de la paraestatal a su hermano José Luis, el senador responde: “Él no le vende directamente a CFE”.
Loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario