Ir al contenido principal

Demandará a César Duarte Abogado de Juan Gabriel por ROBO de pintura de Ma. Félix de Diego Rivera

Juan Gabriel y el exgobernador César Duarte eran amigos. No está claro cuándo inició esa relación ni si en algún momento terminó, pero esa amistad propició que un día, probablemente poco antes de su muerte, el cantante le confiara al ahora detenido la obra Retrato de María Félix, pintada en 1949 por Diego Rivera y valuada de manera informal en unos 5 o 7 millones de dólares.

Al morir Juan Gabriel, la familia descubrió en los documentos personales del artista que la pieza estaba en resguardo del entonces gobernador. Ese año, 2016, el albacea de Alberto Aguilera, Guillermo Pous, le pidió la devolución de la obra, no se negó y, en teoría, se iniciaría el proceso de retorno. Entonces comenzaron las investigaciones en contra de Duarte por los delitos de peculado, peculado agravado y enriquecimiento ilícito y la familia del cantante no volvió a saber de ese amigo.

Ahora, tras el arresto del exgobernador, la familia de Juan Gabriel busca adherirse a las denuncias que existen en contra de Duarte; presentarán próximamente una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República en contra de quien resulte responsable por la apropiación ilegal de esa obra.

De modo que el paradero de la obra, que tiene la declaratoria de Monumento Artístico, sigue siendo un misterio; pero ahora se sabe que sí perteneció a Juan Gabriel, que fue el propio cantante quien le pidió al exgobernador César Duarte que lo resguardara y, se sabe, incluso, que terminó en manos de un colaborador cercano a Duarte, quien condicionó su devolución a la familia del cantautor.

Retrato de María Félix ha generado desde hace muchos años diversos mitos con verdades a medias. Se sabe, por ejemplo, que Diego estaba enamorado de La Doña y por eso la retrató, pero a la actriz no le gustó porque la dejaba ver más desnuda de lo que le gustaba y por eso lo “malvendió” al doctor José Álvarez Amézquita. Su segundo comprador fue Juan Gabriel, quien pagó 15 millones de pesos. 

Guillermo Pous, albacea de Juan Gabriel, cuenta que no tienen registros de la compra, pero sí el conocimiento de que fue la propia María Félix quien le obsequió la obra al cantante, aunque no es posible precisar la fecha. “No tenemos registro alguno de Álvarez Amézquita, pero sí sabemos que ella se lo obsequió. Don Alberto Aguilera Valadez lo mantuvo en su casa de Ciudad Juárez, luego lo llevó a Malibú, luego a su casa en Las Vegas y finalmente a San Miguel de Allende. Cuando muere don Alberto, en agosto de 2016, comenzamos a hacer el inventario de la masa hereditaria y nos percatamos que el cuadro de Rivera no estaba y presentamos una denuncia por robo en la entonces Procuraduría de Justicia en San Miguel de Allende”.

Una vez hecha la denuncia continuaron realizando investigaciones en la documentación personal de Juan Gabriel, como correos electrónicos y correspondencia; dice Pous, “dieron con Duarte” Y entonces ese mismo año, en 2016, se reunieron con él y con su esposa en la ciudad de Cancún.

“El exgobernador de Chihuahua reconoció que tenía la obra. Lo que sabemos es que el préstamo fue a título personal por la relación que existía entre don Alberto y César Duarte. El rancho Los Gabrieles, en San Miguel de Allende, era habitable, pero estaba deshabitado, solamente existían dos personas, la señora que se encargaba de la limpieza y el señor que era responsable del mantenimiento del jardín. Era un lugar con óptimas condiciones, pero no era el mejor lugar para tener una obra así con las protecciones necesarias, por eso le pidió el favor a Duarte; le pidió que lo resguardara, pero desconozco la fecha en que esto ocurrió, creemos que fue pocos días antes de la muerte de don Alberto. El exgobernador nos dijo que lo tenía en su casa”, cuenta Pous.

En aquella reunión en Cancún, dice el albacea, Duarte accedió a la petición de devolver la obra e iniciaron las negociaciones, las cuales no pudieron continuar porque tiempo después fue formalmente acusado de diversos delitos y huyó del país. Sin embargo, añade Pous, lograron contactar a un colaborador cercano a Duarte, “un hombre que no fue funcionario del estado de Chihuahua, sino que trabajaba directamente con el ex gobernador”.

Para no entorpecer las investigaciones que esperan que las autoridades realicen, el albacea prefiere no revelar el nombre de ese colaborador, pero cuenta que en 2017 tuvieron una reunión con él. “No me corresponde a mí hablar de esa persona, no sé bien qué tipo de relación tenía con Duarte, era su colaborador. Nos reunimos con él y nos dijo que estaba al tanto de la situación y que el resguardo lo tenía él mismo, que la obra estaba en su casa. Le pedimos que nos la devolviera y nos empezó a poner una serie de condiciones a las que no accedimos porque él no tenía ningún motivo para solicitar nada a cambio de devolver lo que nos pertenecía, así que la comunicación se interrumpió”.

Reclamo de la obra 

El albacea del cantante añade que desconocen en dónde está ahora la obra, si esa persona todavía la tiene o no. “Es un cuadro que no se puede sacar del país sin hacer trámites. Si acaso fue sacado de México, fue de manera ilegal y estaría en una condición de tráfico negro”.

En efecto, debido a la declaratoria con que cuenta la pieza artística, todos los movimientos de compra venta deben de ser informados al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), de modo que no puede sacarse sin permiso de México y su venta no puede derivar en su salida del país.

Tras la muerte del cantante, cuando periodistas del mundo del espectáculo indagaban por la distribución de su herencia, comenzó a circular la noticia de que él había regalado o vendido el cuadro al exgobernador Duarte. Yolanda Moreno, quien dijo ser asistente personal del cantante, aseguró a periodistas de espectáculos que en marzo de 2015 él se había llevado el cuadro para vendérselo al entonces gobernador.

“Esa persona, Yolanda Moreno, se dedicaba a la limpieza de la casa, no tenía relación alguna con los manejos personales de don Alberto, así que tomar como verdadero que ella sabía de las operaciones de don Alberto y que sabía que se lo iba a vender al exgobernador, es darle demasiado crédito”, dice Pous.

César Duarte, gobernador de Chihuahua de 2010 a 2016, tras permanecer prófugo desde 2017, fue detenido el pasado 8 de julio en Miami, Florida, acto que coincidió con la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos. Su detención abre la puerta ahora para reclamar la obra.

“Lo que buscamos es adherirnos a las denuncias que existen, presentando una denuncia penal en contra de quien resulte responsable y aportaremos las pruebas que tenemos que involucran a César Duarte. Ya se está en posibilidad de notificar al exgobernador, no tenemos la intención de emprender litigios contra nadie ni de echar a andar el aparato jurídico contra nadie, sólo queremos que la regrese a la masa hereditaria para poder adjudicarlo al heredero universal, Iván Gabriel Aguilera”, reitera Pous.

Sobre el avalúo, Pous advierte que no existe de manera formal, pero al momento de hacer el inventario de la masa hereditaria realizaron un avalúo informal que se estableció entre 5 y 7 millones de dólares.

Carlos Monsiváis relató en 2008 que alguna vez el doctor José Álvarez Amézquita contó que un día, en un concierto para seis personas en una casa en Coyoacán, Juan Gabriel le pidió al anfitrión que le vendiera el retrato de María Félix hecho por Diego Rivera, cuadro cuyo demérito era de índole moralista. Álvarez le vendió el cuadro en una cifra entonces más prudente que exorbitante: 15 millones de pesos. >Por escribir "Dios no existe" en un mural, Diego Rivera fue censurado; así fue la polémica 

Al respecto, dice Pous: “No tenemos ninguna referencia, no sé si aún haya persona viva que pueda dar constancia de esa historia, pero lo que sí puedo decir categóricamente es que todo el mundo sabía que el cuadro era de Juan Gabriel y que le pertenecía porque se lo regaló la propia María Félix”.

Otro de los mitos que rodean al cuadro es que hubo una “intervención” de un albañil, realizada a petición de María Félix, para que cubriera la desnudez de los senos. Juan Coronel Rivera cuestionó en su momento esa versión. “No creo que hubiera sido un albañil. Son mitos de ella. La obra fue retocada, pero lo hizo alguien que sí sabía pintar; es un cuadro que está bien retocado. Yo lo vi, se lo pedimos a Juan Gabriel para una exposición y lo prestó; eso fue hace 20 o 15 años”, contó a EL UNIVERSAL en 2017.

Pous advierte: “Lo que nosotros reconocemos como oficial es que fue el propio Diego Rivera quien tuvo que hacer más discreto el desnudo de María Félix. Sabemos que existen otras versiones, pero jamás contradijo la versión que nosotros tenemos”.

Comentarios