Ir al contenido principal

El presidente de México pide ánimo, pues ya no le queda de otra, el país lamentablemente ya se le derrumba y no le halla solución


No se duda de las buenas intenciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, como mexicano muy seguramente quiere lo mejor para su país, pero lamentablemente México se le está derrumbando frente a sus ojos y sobre sus manos y aunque obviamente no lo dirá, no le encuentra solución y lo único que le queda es ser optimista y pedir ánimo como lo hace en sus conferencias mañaneras, pues la esperanza muere al último, pero en realidad en sus ojos de él y de sus más cercanos colaboradores se nota preocupación, no es nada de poca cosa cargar con la responsabilidad con la que cargan y tener el escenario que existe actualmente.

Un escenario apocalíptico en distintos sectores inicia a golpear a México a la misma vez y tocamos madera y le pedimos a Dios y a todos los santos, pero la realidad es que lo peor está por venir y es imparable, probablemente pudiendo ser solamente comparada esta crisis con la Revolución Mexicana.

Una pandemia de dimensiones apocalíptica está iniciando a golpear al país y ya golpea a prácticamente todo el planeta, nuevamente sale a relucir que no hay ni medicamentos y ni siquiera cubre bocas, guantes y gel desinfectante para los médicos y enfermeras que por todos lados estos trabajadores de la salud se manifiestan; la violencia no para y las cifras siguen aumentando, el crimen sigue asesinando a sangre fría a familias completas en el país, incluyendo niños y niñas, como ejemplo lo ocurrido en las últimas horas en el municipio de Papantla en el estado de Veracruz, con todo y Guardia Nacional y su plan de seguridad de Durazo, quien ya recibió del mismo presidente la queja de que sigue la violencia, a pesar de la cuarentena; una crisis económica gravísima del mismo calibre de la pandemia por igual inicia, hoy por hoy personas están perdiendo sus trabajos ante la paralización de toda la economía por la cuarentena necesaria por la emergencia de salud, hasta en el INEGI están despidiendo, por lo que trabajadores que realizaban el censo nacional que ha sido suspendido por la pandemia, ya se manifiestan, si eso hace el INEGI entonces que podemos esperar de las pequeñas y medianas empresas o incluso de las grandes que aunque tienen capital no van a querer pagar sin que sus empleados trabajen y sin que produzcan rentabilidad; PEMEX sumida en calificaciones negativas por todos lados, la última el día de hoy por Fitch Ratings y es que con todo el respeto que merece la señora Rocío Nahle García, secretaria de Energía del Gobierno de México, hace percibir que no sabe nada de una empresa paraestatal y menos petrolera, es más ni de ingeniería, únicamente está allí como un fantasma y eso por su cercanía con el presidente, sobra decir que últimamente hasta el agua cuesta más que el petróleo que vende México y con el que presupuestó en parte el año fiscal.

Sin duda alguna es altamente preocupante, incierto y desolador el escenario que se pinta para México y aunque los ciudadanos también queremos ser positivos y creemos que vamos a salir adelante, el precio a pagar sin duda será muy grande, a los ciudadanos solo nos queda cuidarnos, confiar en el plan nacional contra todas las contingencias y sí "mantener el ánimo".
ENTRADAS RELACIONADAS

Comentarios

  1. PUTOS AMARILLISTAS, YA SE LES ADELANTO CABRONES!!!!!

    ResponderEliminar
  2. esto es para que vean que algunos todavia siguen creyendo ciegamente en este presidente que no sabe y solo culpa a otros sin demostrar humildad y decir ayudenme pero el tiene otros datos

    ResponderEliminar
  3. Pinche medio chayotero, no les dan su mochada y estan chingue y chingue, ya no sd metan aquo, no les den trafico

    ResponderEliminar

Publicar un comentario