ÚLTIMA HORA

lunes, 11 de noviembre de 2019

Zona centro de Veracruz, PLAGADO de FOSAS clandestinas


Como bien definió hace unos años el jurista argentino Raúl Eugenio Zaffaroni, actual Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, lo ocurrido en México en los últimos años –sobre todo en el marco de la guerra contra la delincuencia organizada- ha constituido un “genocidio por goteo”, materializado en las miles de muertes, desapariciones forzadas, ejecuciones de políticos y fosas clandestinas halladas en distintos puntos del territorio nacional, y uno agregaría que de manera específica el problema tiene dimensiones graves en Veracruz, calificado por el también defensor de los derechos de los migrantes, el sacerdote católico Alejandro Solalinde, como la fosa clandestina más grande de México. 

En ese tenor, los colectivos de familiares de desaparecidos en Veracruz han denunciado que la zona centro del estado está plagada de fosas clandestinas y falta mucho por explorar; sin embargo, refiere Ana Lilia Jiménez Sandoval, integrante del Colectivo de Familiares de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, que para que esas personas que fueron inhumadas clandestinamente puedan regresar con sus familias, pasará tiempo y posiblemente años. 

Y es que la activista asegura que “la zona centro está plagada de fosas clandestinas, porque bien sabemos que desde el 2010-2011 que comenzaron a actuar grupos delictivos en el estado se dio un gran número de desapariciones de jóvenes”. 

Por lo anterior, explica que por ello no sorprende que colectivos de otros puntos del estado acudan también a esa región para realizar la búsqueda de los restos de sus seres queridos. 

Jiménez Sandoval recuerda que tan sólo en las fosas de Los Arenales en Río Blanco, en las tres veces que han intervenido, se han hallado los restos de 18 personas, de las cuales solamente dos han sido identificadas. 

Y ese es otro punto del largo peregrinar de violencia contra las víctimas al que se han enfrentado los colectivos de búsqueda, pues sostiene que actualmente están a la espera de que Servicios Periciales de Veracruz les tenga los perfiles genéticos para que se procesen “y ver si hay alguna confronta con alguna persona de la que se haya puesto la denuncia”. 

No obstante, subraya que ese lugar no se ha agotado, “pero se tuvo que parar la búsqueda por la inseguridad que prevalecía, ya que diariamente – dice - se sabía de corretizas; hubo una joven ejecutada a la que fueron a dejar cerca de ahí” e incluso afirma que cuando se dirigían hacia allá llegaron a escuchar disparos, lo cual tomaron como una advertencia. 

Pese a ello, la activista explica que en su momento se tendrán que retomar los trabajos, pues tan solo en ese punto falta aún mucho por explorar. Sin embargo, insiste en que tardarán años para que se puedan rescatar e identificar los restos de las personas que hay en fosas clandestinas, pues no hay personal suficiente para entrar a todos los puntos de los que se sabe, y una vez que se localizan cuerpos, también es un proceso tardado porque el estado tiene el primer lugar en rezago en este tema. 

Ana Lilia Jiménez concluye que hay cuerpos que fueron encontrados en julio del 2016, en las fosas de El Porvenir y Paso del Macho, que no han sido identificados, y a eso hay que agregarle todos los que se han encontrado desde entonces a la fecha, y que por supuesto tampoco tienen para cuando ser identificados ante la pasmosa lentitud de la Fiscalía.
Loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario