ÚLTIMA HORA

martes, 29 de octubre de 2019

"Acaban de atacarme, ME APUNTARON CON UN ARMA EN LA CARA" Lizbeth fue víctima de la delincuencia en Los Volcanes de Veracruz Puerto


Imagen de archivo

Veracruz, Ver.- Lizbeth Salazar fue víctima de la delincuencia que impera en el estado cuando disponía a recibir el espacio de una escuela en "Los Volcanes" para elaborar un mural.
Texto completo: 

Hoy me apuntaron a la cara con un arma por primera vez en mi vida, a las 9:40 de la mañana en Los Volcanes muy cerca del Panteón Municipal, iba a recibir un lugar para elaborar un mural por parte de mi escuela.

Dos tipos en una moto se estacionaron frente a mi apuntándome aún sin bajarse de la moto, la única palabra que entendí antes de que todo se volvieran gritos fue "Siéntate".

Corrí sin pensarlo por la zona verde atrás de mi, intenté entrar a una casa, cerrada, miré atrás y el seguía ahí, playera blanca sin mangas, moreno, cabello oscuro, gritaba, me gritaba y yo gritaba, pero no recuerdo que decíamos, ni él, ni yo. 

Tenía el arma en la mano, en un momento pensé que en cualquier momento sentiría el disparo, en cualquier momento voy a escuchar el disparo, en cualquier momento me voy a morir.

Una anciana entrando en su casa, le grité con todas mis fuerzas, "ayúdeme" "ayúdeme, por favor, me van a matar" abrí la reja de su patio sin pensarlo y no miré atrás. Vi en la cara de la anciana el miedo, aun así me dejó la puerta abierta. Aún así me salvo la vida otra mujer.

"Levántate hija"
"Tomate tu tiempo"
"Pídele a alguien que venga por ti"
"Llamale a un familiar"
"Te voy a hacer un té"
Esas fueron las primeras cosas que ya entendía.
Y me quedé llorando en un sofá.
Tenía miedo de salir, tenía miedo por las demás mujeres que yo sabía participarían de mi escuela, de otros grupos.

Mandé un mensaje al grupo de organizadores y participantes "Acaban de atacarme, me apuntaron con un arma" y luego vino la avalancha.

"Entre todos nos cuidamos"
"Hay que dejar las malas vibras de lado, esas son cosas que pasan"
"Yo ya fui por mi espacio, soy mujer, fui sola y no me pasó nada"
"Siempre quieren boicotear los pocos eventos de arte"
"La unión hace la fuerza"
"Eso te pudo pasar en cualquier lado"
"Nada mas que no nos agarren a nosotros"
"No te pasó nada"

Esos fueron los comentarios de compañeros y organizadores, artistas y participantes.

Estoy en casa y estoy viva, y quiero decirles que tengo muchísima suerte. Porque este es un lugar donde te atacan a las 10 a.m de la mañana, te violan en pleno bulevard y después de eso si tienes la suerte de estar viva te revictimizan haciéndote sentir insignificante, juzgándote, minimizando, dándote la espalda.

Amo el arte más que a cualquier otra cosa en mi vida, y me duele muchísimo lo poco sensibles que podemos ser en este medio, se me acusó de querer sabotear un evento, de tirar mala vibra, se me culpó por caminar sola, nadie ofreció ayuda. Nadie de los que estaban en el panteón asegurando lo seguro que era se ofreció ir por mi estando a dos cuadras.

Ahora estando en casa me pregunto como seres humanos ¿Qué nos asombra? ¿Qué nos conmueve? Ya nada nos impacta, pienso y pienso, y llego a la conclusión más obvia, normalizamos tanto la violencia a las mujeres que como no me morí entonces "No me pasó nada" y si me hubiera muerto solo sería una nota en un periódico local mañana.

Ni siquiera se el nombre de la señora que me abrió su casa. Ella tampoco preguntó el mio. Pero les aseguro que voy a regresar a verla, a darle un abrazo a decirle gracias 50 veces más si es necesario.

Gracias también a los grupos de acompañamiento de brujas que cuidaron todo mi camino a casa, gracias a mis compañeras feministas que estuvieron al pendiente en todo momento de mi integridad física y emocional. Gracias por ser las únicas que entendieron que tener un arma apuntándote es mucho más que "nada"

Hoy me apuntaron a la cara con un arma por primera vez en mi vida pero vivo en un maldito país en el que seguramente no será la ultima.

La joven veracruzana compartió la desagradable anécdota a través de su perfil de Facebook.

Salazar narró que "dos tipos" en una moto se estacionaron frente a ella apuntándole con un arma, ante el impacto de la amenaza que el arma ya representaba la joven sólo logró entender que le gritaron "siéntate".

Afortunadamente corrió. Logró identificar la vestimenta del delincuente: "playera blanca sin mangas, moreno, cabello oscuro".

Lizbeth Salazar fue auxiliada por una anciana que se encontraba entrando a su domicilio

Lizbeth vivió para poder compartir esta anécdota, aterrada por lo que sucedió y por lo que le puede suceder a ella y a otras mujeres.

"Hoy me apuntaron a la cara con un arma por primera vez en mi vida pero vivo en un maldito país en el que seguramente no será la última." así finalizó su texto en Facebook.

Presencia MX / La Silla Rota Veracruz

1 comentario:

  1. vamos entrar al puerto en unos dias rompiendoles el ano a los jaliscos y juntos ocn ellos a toda esta bola de perros moteratones van a mamr eh todo el que se vea en moto le vamos a dar piso sin preguntar valiendo verga que sean trabajadores cabrones atte la maña

    ResponderEliminar