ÚLTIMA HORA

sábado, 7 de septiembre de 2019

Veracruz: Fallece "Lichito" joven Barman víctima no. 31 de "Caballo Blanco"


Veracruz. Ver. La madruga de hoy falleció Ulises Contreras Sánchez, "Lichito", quien era el barman del centro nocturno Caballo Blanco, incendiado por un grupo delictivo el pasado 27 de agosto.

El fallecimiento ocurrió a las 00:45 a causa de falla orgánica múltiple. Lichito se encontraba atendido en el Hospital Regional de Veracruz, ya que fue una de las dos víctimas trasladadas al puerto de Veracruz. Ambas personas trasladadas perdieron la vida.

Con esta noticia, el número de víctimas mortales del atentado en Coatzacoalcos suma 31 personas.

De los heridos que fueron hospitalizados han fallecido cuatro personas y permanecen dos más en terapia intensiva, en el Hospital Regional "Valentín Gómez Farías" de Coatzacoalcos.

Lichito, como lo conocía su familia, permaneció 11 días en cuidados médicos, sin embargo, presentaba quemaduras de segundo y tercer grado, en cerca del 90% de su cuerpo. Debido a esto, los médicos no daban muchas esperanzas de que sobreviviera.

Ulises presentaba, además, quemaduras internas en el sistema respiratorio, lo cual dificultaba la aplicación de respiración asistida. Debido al estado de las heridas en sus extremidades, los médicos consideraron amputarle ambas piernas.
La historia de Lichito


Ulises Contreras Sánchez de 22 años, originario de Coatzacoalcos, llevaba 8 meses laborando en el Caballo Blanco, estuvo un tiempo de barman en El Jafra, y antes de eso, trabajó como ayudante de albañil y pintor en el mismo municipio.

Su madre falleció hace aproximadamente ocho años y él, al ser el menor de seis hermanos, se quedó a vivir con su papá, don Guadalupe Contreras quien dejó de trabajar debido a un accidente en la rodilla.

Ulises o como sus hermanos lo llamaban "Lichito", apoyaba puntualmente a su padre de manera económica y con despensa para la casa que compartían.

Lichito desde muy joven se vio envuelto en un mundo de alcohol y drogas, ocasionalmente consumía, contó su hermana.

La necesidad de generar ingresos era apremiante y Ulises Contreras consiguió meses a tras el trabajo en Caballo Blanco, donde percibía un salario de aproximadamente dos mil 100 pesos semanales con un horario de seis de la tarde a siete de la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario