ÚLTIMA HORA

lunes, 12 de agosto de 2019

El jugoso negocio "corrupto" de las supervisiones escolares; hacen millones anuales a través de cuotas y no rinden cuentas


Uno de los problemas más graves que enfrenta la educación nacional es el mal de la corrupción: corrupción en los estudiantes, corrupción en los docentes, corrupción en la administración de los centros educativos, y en esto último hay que tomar en cuenta a los mil 67 planteles activos de Telebachillerato, que hay en 38 zonas escolares del territorio veracruzano. 

Fundado en 1980, este sistema educativo, que siguió el éxito de la Telesecundaria, tenía como propósito original, llevar el conocimiento y la oportunidad de cursar el bachillerato a los jóvenes de zonas rurales, donde el acceso a la educación de dicho nivel era escaso o inexistente. El problema es que hoy, el Telebachillerato se ha convertido en un jugoso negocio de algunos cuantos maestros y funcionarios, al igual que en otros sistemas y sub sistemas.

Y es que, por si no sabía, en los Telebachilleratos, a pesar de ser escuelas de Gobierno, desde hace años se cobran mensualidades como si fueran planteles particulares, cada estudiante tiene que dejar una cuota que oscila entre los 30 y 50 pesos -cada 30 días-, sin contar el pago de inscripción, guías y clases de para-escolares. Aunque hay que aclarar que recientemente ya todo esto se está cobrando en una sola exhibición al inicio de curso, con un promedio de mil 500 pesos al año 2018.

Según los datos que aparecen en el portal de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), el concentrado total de la matrícula del ciclo 2016-2017, presentado por la Dirección General de Telebachillerato, fue de 98 mil 114 estudiantes (49 mil 825 hombres y 48 mil 289 mujeres), todos estos atendidos por 4 mil 832 docentes.

Estudiantes pagan 40 pesos de mensualidad

Como muestra tomaremos la zona de Martínez de la Torre, donde actualmente hay 26 centros activos, según el documento de la SEV, y en la cual se atendieron -en el ciclo pasado- a 3 mil 359 alumnos. Si tomamos en cuenta que cada uno de estos estudiantes paga al menos 40 pesos por mes, entonces cada 30 días se juntan 134 mil 360 pesos, de los que alrededor de 83 mil 975 pesos (25 por estudiante) se destinan para gastos de la supervisión escolar. Dinero que nadie audita, sólo se queda ahí, a “consideración” del supervisor escolar, que supervisa no una, si no varias escuelas, en promedio 15 escuelas, algunas supervisiones más. 

Lo anterior es sólo por mes, pero si lo multiplicamos por el año, entonces la supervisión escolar se queda con 1 millón 7 mil 700 pesos, que los responsables de las mismas supuestamente ocupan en viáticos, renta, gasolina y gastos diversos, pues dicen que el Gobierno no les da para nada de esto, cuando en teoría debería de aportarlo. Sin embargo, es preciso remarcar que a ningún padre de familia le entregan cuentas o por lo menos un informe, para que sepa en qué se gasta el dinero que aportan para la educación de sus hijos, por lo que no se comprueba si realmente todo lo gastan en las necesidades educativas. A diferencia de los planteles escolares, que en ellos si se han establecido acciones de rendición de cuentas y se establecen Asociaciones de Padres de Familia y Consejos Escolares de Participación Social que coadyuvan con el uso de los recursos, en las supervisiones solo existe la figura del supervisor escolar como encargado del manejo de los mismos y al ser "aportaciones voluntarias" no son auditables.

Y esta historia se repite en las zonas escolares de Papantla, Poza Rica, San Rafael, Misantla, Tempoal, Tierra Blanca, Tuxpan, Veracruz, Coyutla, Espinal, Huatusco y el resto de las 38 que tiene el sistema de Telebachillerato en el territorio veracruzano, en las que son los alumnos quienes tienen que costear los gastos de mantenimiento de sus planteles y hasta el pago de renta de los inmuebles y otros servicios que ocupan las supervisiones escolares, ya que la SEV -dicen ellos- no tiene dinero para eso, pero también únicamente solicitan y no rinden cuentas, lo que los hace abonar también a la falta de transparencia y corrupción.

Si tomamos en cuenta que en el ciclo pasado se mantuvo una matrícula estatal de 98 mil 114 estudiantes, y que estos mismos pudieron hacer un pago de 40 pesos mensuales, entonces en Veracruz, este sistema juntó 3 millones 924 mil 560 pesos cada 30 días, que multiplicados por 12 dan un total de 47 millones 94 mil 720 pesos, dinero que se ocupó en quien sabe qué cosas, pues nadie -hasta ahora- entrega cuentas.

Pero esto no es todo, en los “Tebaev” de Veracruz los estudiantes toman clases de danza, futbol, manualidades, banda de guerra, panderos, voleibol, etc. Todas las sesiones corren por cuenta de ellos, ya que tienen que aportar por lo menos 10 pesos por cada alumno, para poder pagar al maestro o instructor de lo que ellos llaman para-escolar.

La misma situación se duplica en otros sistemas como primarias, tele secundarias y preescolar; en donde las supervisiones escolares año tras año solicitan y solicitan dinero a lo largo de los ciclos escolares sin rendir nunca cuentas de qué hacen con éste, únicamente sabiéndose que lo usan para "gastos de oficina".

Sin duda uno de los retos de las nuevas administraciones estatales y federales que traen como bandera parar la corrupción en México, es entrarle a estas dependencias escolares que hasta ahora no han sido tocadas por las reglas de la transparencia y la rendición de cuentas y de las cuales bien se puede cometer facílmente un enorme desvío de recursos que los padres de familia aportan de buena fé. 

En la mesa existen ya propuestas o por lo menos dicen autoridades, disposición, para entrarle de lleno al tema y romper con el círculo vicioso de solicitar y recibir dinero sin que la autoridad educativa les audite los recursos y halla correctivos incluso penales para los supervisores escolares que hacen mal uso del mismo, además de la Ley de Extinción de Dominio recientemente aprobada por el Congreso federal y con la cual la autoridad puede embargar sin previo juicio bienes que se hayan adquirido al amparo de la corrupción o de la delincuencia.
Loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario