Hidalgo: "Nosotros NOS SALVAMOS por que corrimos" - Notinfomex-Narcoviolencia: [LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES]

Facebook

Hidalgo: "Nosotros NOS SALVAMOS por que corrimos"

Tlahuelilpan, Hidalgo.- En el municipio hidalguense de Tlahuelilpan, la consternación y el horror experimentados durante la madrugada cedieron poco a poco el paso al luto y a la identificación de las personas que quedaron calcinadas, entre las llamas, ayer, mientras recolectaban gasolina de una toma clandestina en un ducto que cruza el poblado de San Primitivo

Una chispa transformó la gasolina en un gigantesco géiser de líquido en fuego que se elevó a decenas de metros de altura, calcinó de inmediato a más de 66 personas y quemó con distintos niveles de gravedad a 76 más.

La fuente ardiente brotó durante cerca de cuatro horas y quemó prácticamente todo lo que se encontraba en la milpa en un círculo de 50 metros alrededor.

Juan Luis Lomelí Plascencia, subsecretario de Gobierno hidalguense, incentivó a los vecinos que deambulaban en la zona en búsqueda de cercanos a señalar al Ministerio Público la desaparición de sus seres queridos para determinar el tamaño de la tragedia.

“Si hay 100 carpetas y tenemos registradas a 70 personas fallecidas, quiere decir que nos faltan 30; puede que haya más en la fosa”, les dijo.

Y es que, en la “fosa” –el canal de riego en el que se perforó el ducto–, el fuego no cesó de arder durante toda la tragedia y convirtió el canal en un infierno. En la noche, personal de protección civil y de Pemex lo llenaron con tierra y un agente químico para resolver la emergencia.

Por eso, desde anoche familias enteras andan en la zona de la milpa, en búsqueda de algún indicio sobre la suerte de sus parientes. Un hombre está convencido de que su sobrino, Erick Flores Monroy, se encuentra en la zona siniestrada, pues su nombre no aparece en las listas de las autoridades y su carro sigue estacionado más arriba.

Lomelí también les pidió que interpongan denuncias contra los presuntos responsables de la perforación del ducto.

“Los conocen, muchos viven aquí con ustedes”, dijo el funcionario, con lo que un señor de sombrero asintió. Momentos después, les exhortó: “Y ayúdenos, no fumen aquí, todavía hay mucho gas en el aire”.

En la agencia del Ministerio Público de Mixquiahuala, un municipio vecino, decenas de personas esperaban debajo de una carpa blanca, para entregar los documentos de sus allegados desaparecidos y entregar muestras de ADN para que las autoridades las comparen con el ADN de los cuerpos que no pudieron ser identificados por su grado de calcinación.

En el aire flotaba la tristeza, los rostros estaban marcados por el cansancio y las miradas se adivinaban rojas por las lágrimas vertidas. La gente intentaba aliviar el dolor platicando entre sí.

Desolado, sentado sobre una silla, un hombre llora la muerte de su hijo, Martín Alfredo Trejo López, de 34 años. Un joven lo acompañó al MP; estuvo con Martín anoche. Él se encontraba a media milpa y el hombre estaba a escasos dos metros del punto de la explosión.

“Hizo mucho calor”, recuerda. “Nosotros nos salvamos porque corrimos, cuando bajó el fuego regresamos para auxiliar a los que estaban ahí. Se cayeron todos, y se quedaron tirados”, narra.

En la mañana, empresas funerarias llevaron los cuerpos a Tula, de cuya refinería sale el ducto que fue perforado y derivó en la tragedia. Las familias de los deudos que fueron plenamente identificados pudieron empezar los velorios.

Durante horas, una veintena de peritos peinaron minuciosamente la zona devastada, cubrieron los cuerpos en bolsas blancas y azules, y recogieron en la tierra de color carbón las escasas cosas que sobrevivieron al fuego: celulares, retazos de ropa, el cuadro de una bicicleta, una cajetilla de cigarros o pedazos de bidones medio fundidos.

Iniciada la tarde, las autoridades encontraron cuatro cuerpos más. Mientras que una persona lesionada falleció en un hospital para incrementar a 75 la cifra mortal.

Pegadas a las cintas amarillas que las autoridades instalaron para delimitar la zona siniestrada, cientos de vecinos y pobladores observaban con ansiedad y en silencio el actuar de los peritos. Otros, solidarios llegaban con ollas y ofrecían tamales y café.

En dos ocasiones se realizaron acciones en masa. Decenas de personas corrían juntas hacia un mismo lugar porque alguien había encontrado un dedo entre las hojas de las alfalfas.

Ignacio González Hernandez, un funcionario de la Secretaría de Gobierno estatal, comenta a proceso.com.mx que, en la zona, grupos externos –de Michoacán, de Tamaulipas e integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG)– y grupos de la región pelean a muerte el control de los ductos.

“Siempre ha habido huachicoleo pero aumentó mucho a partir del gasolinazo”, y añade que los grupos llegan a vender el combustible en 9 pesos por litro; la mitad de su precio en las gasolineras.

Entre los reclamos que corrieron de boca en boca destacó la incomprensión sobre la pasividad de los militares ayer, pues los uniformados observaron que la gente se aglutinaba para llevarse combustible y no hicieron nada para acordonar la zona.

Anoche, el gobernador hidalguense Omar Fayad justificó esta actitud de los militares al afirmar que los soldados hubieran desatado un conflicto si hubieran impedido el acceso a la gasolina.

Otra molestia surgió cuando los soldados replegaron los pobladores hacia las afueras del predio para que los expertos de Pemex accedieran al ducto. Algunos se opusieron, se negaron ea moverse y criticaron la actitud de los militares, pues señalaron que los elementos castrenses de rieron.

“Sabemos que es un ducto de Pemex, pero los que están aquí son nuestros familiares, nuestros vecinos, nuestros compañeros y nuestros amigos”, aquejó una mujer.

Finalmente, un oficial de la Policía Federal cedió y permitió a 10 representantes de los vecinos a ingresar al ducto y acompañar a los trabajadores de Pemex.

Tres mujeres con las que habló este reportero reconocieron que participaron ayer en la recolección de gasolina. Se enteraron por mensaje y acudieron hacia la fuente brotante. Una afirmó que lo hizo porque el desabasto que sufrió el pueblo en las últimas semanas no le dejó vender ropa en otros municipios, su fuente de subsistencia.

Después de unas horas en la milpa llenando cubetas de combustible, se dieron cuenta que ya no brotaba gasolina, sino un líquido que identificaron como turbosina, mucho más irritante y volátil que el combustible. Se alejaron antes de que el géiser creciera y se prendiera.

“¡Esta madre no era gasolina!”, soltó un hombre, con la garganta y los ojos enrojecidos. “Es como jabón, pero te hierve”, dijo.

Las tres mujeres estuvieron convencidas de que fue “el presidente” quién mandó más presión al ducto para quemarlos, en lo que calificaron como un “Plan con Maña”.

Y no fueron las únicas teorías de la conspiración, producto de la desinformación que surgieron: algunos aseguraron que los expertos taparon la fosa para dar un carpetazo, o que un militar “picó” el ducto.
Hidalgo: "Nosotros NOS SALVAMOS por que corrimos" Hidalgo: "Nosotros NOS SALVAMOS por que corrimos" Reviewed by Gia on domingo, enero 20, 2019 Rating: 5

1 comentario:

  1. Puro pinche muerto de hambre se murio ahi ... que bueno eso y mas se merecen por ratas y rapiñieros a ver si asi aprenden

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.