Facebook

Texcoco, la mina de oro de MORENA, Higinio, Delfina, AMLO y Empresas Fantasmas

Higinio Martínez, cacique del municipio de Texcoco, es conocido como el hombre más poderoso de Texcoco y el hombre fuerte de Andrés Manuel López Obrador en el Estado de México. 

Diputado local y federal, senador y presidente municipal en dos ocasiones, Martínez saltó a la fama nacional en las elecciones por la gubernatura del Estado de México en 2017, cuando Andrés Manuel López Obrador decidió postular como candidata a gobernadora a Delfina Gómez, considerada títere de Martínez en Texcoco. 

Durante las campañas, diversos medios revelaron la existencia de una red de empresas vinculadas a Higinio Martínez, a las que Delfina Gómez, sucesora y antecesora de Martínez en la presidencia municipal de Texcoco, le había otorgado diversos contratos sin competencia alguna. 

El escándalo de 2017 no fue suficiente para acabar con el poder y los negocios de Higinio Martínez. Por el contrario, Martínez logró que Andrés Manuel López Obrador los nombrara, junto con su alumna, Delfina, candidatos de MORENA al Senado de la República.

PejeLeaks retomó la línea de investigación y descubrió que Higinio Martínez, como presidente municipal de Texcoco, continuó enriqueciéndose por medio de contratos públicos que él mismo otorgó a empresas vinculadas a sus familiares y amigos. 

El descaro y el conflicto de interés identificados por PejeLeaks es tal, que dentro de los contratos otorgados se encuentra uno a la empresa Central de Construcciones Especializadas Espinoza, propiedad de Román Meyer quien fue candidateado recientemente por Andrés Manuel López Obrador como su virtual secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.
El hombre fuerte de Texcoco

Como tantos otros de su generación, Higinio Martínez pasó de ser un idealista de izquierda a convertirse en un político que busca ocupar cargos para enriquecerse y enriquecer a su familia, sin más ideal que el de perpetuarse en el poder. 

Este influyente personaje de MORENA comenzó su carrera en 1975, cuando se unió al Partido Mexicano de los Trabajadores, para el que fundó una sección en Texcoco, aprovechando la apertura política que se vivía en ese momento, pues el Secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, había promovido la integración de los izquierdistas a la vida política legal a través de los partidos. 

Posteriormente, Higinio Martínez ayudó a crear el Partido Mexicano Socialista y en 1989 fue cofundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En el PRD, Higinio Martínez también supo leer los tiempos y aprovechar las oportunidades. Fue diputado y senador, candidato a gobernador, presidente municipal y miembro del gobierno de López Obrador en el Distrito Federal. 

Pero, sobre todo, aprendió que no era necesario ocupar el cargo más alto de un partido o de un gobierno para controlarlo. 

La transición democrática fortaleció a los partidos, lo cual se tradujo en mayor poder y presupuesto para los mismos. 

Higinio Martínez usó estos elementos a su favor y repartió los nuevos y abundantes recursos entre sus familiares y allegados en Texcoco. 

De esta manera, aunque él no fuera quien gobernara, todos le deberían lealtad, pues gracias a él tenían empleo e ingresos.

Higinio Martínez conocía políticamente Texcoco porque había militado para la izquierda desde su juventud. Pero militar no era suficiente. Había que controlar. Por eso, entre 1993 y 1994 fundó el Grupo de Acción Política (GAP), una organización mediante la cual Higinio Martínez llegó a controlar cerca del 30% del PRD en el Estado de México. 

Fue la base de su imperio. De 1990 a 1993, Higinio Martínez fue diputado local por el PRD; de 1995 a 1997, fue el presidente del partido en el Estado de México; de 1997 a 2000 fue senador, en 1999 fue candidato a gobernador del Estado de México y de 2000 a 2003 fue Coordinador de Asuntos Metropolitanos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el Distrito Federal.

Los beneficios de su alianza con López Obrador se notaron de inmediato y siguen siendo evidentes hasta la fecha. De 2003 a 2005, Higinio Martínez se convirtió por primera vez en su carrera, en presidente municipal de Texcoco, y en los siguientes tres años, de 2006 a 2009, fue diputado local por segunda ocasión. 

En 2011 rompió con el PRD, lo que coincidió con las crecientes tensiones entre este partido y López Obrador, pero en 2012 Higinio Martínez volvió de la mano de Movimiento Ciudadano (aliado de Andrés Manuel en la elección federal) para ser diputado local por tercera vez. En 2014, Higinio Martínez y el GAP se integraron a MORENA, y en 2016, con su municipio completamente controlado, fue elegido otra vez presidente municipal de Texcoco.

La Delfina y el nepotismo de Higinio

No hay político más poderoso en Texcoco. Higinio Martínez lleva más de dos décadas aferrado a cargos públicos y de representación popular. Pero, como se dijo anteriormente, más que la militancia y los cargos, Higinio Martínez ha aprendido a cimentar lealtades sobre el dinero y la corrupción. Es aquí donde está la clave de su dominio y también la muestra del principal beneficio de su alianza con López Obrador: impunidad a cambio de votos.

Diferentes medios de comunicación han documentado el descarado nepotismo que se vive en Texcoco desde que Higinio Martínez se volvió el político más poderoso del municipio. 

Una extensa red de familiares directos e indirectos han ocupado cargos en el gobierno municipal, o incluso cargos de representación popular, desde finales de la década de los 90, cuando Higinio Martínez era presidente del PRD en Texcoco. Así, por ejemplo, su hermano, Alberto Martínez Miranda, ha sido diputado local y diputado federal, Director de Tránsito y presidente municipal suplente; su primo, Nazario Gutiérrez Martínez, fue Secretario del Ayuntamiento en dos ocasiones y suplente de Delfina Gómez y de Higinio Martínez cuando estos dejaron su cargo para contender por otros puestos; su tío, Agustín Miranda Meneses, fungió como su asesor cuando Higinio Martínez fue senador; su sobrino, Falcao Carrillo Mejía, fue Auxiliar de la Presidencia Municipal, y la lista se multiplica: concuños, familiares del concuños, primas, esposos de las primas, nueras, parejas sentimentales de sus primos… En otras palabras, el gobierno de Texcoco convertido en una empresa familiar que se debe a un solo y poderoso cacique: Higinio Martínez.

Pero Higinio Martínez sabe que el nepotismo tiene sus límites y que en la política es redituable ser codicioso siempre y cuando también se sea astuto. Y su astucia ha consistido en fingir que son otros los que gobiernan. 

Concretamente, en simular que la maestra Delfina Gómez Álvarez gobernó, mientras él la controlaba tras bambalinas a través de su gabinete.

Delfina Gómez fue presidenta municipal de Texcoco de 2013 a 2015. Su victoria en 2013 fue sorprendente, pues Delfina Gómez carecía de experiencia dentro de partidos políticos. Educadora de formación, de 1982 a 2012, es decir, durante 30 años, Delfina Gómez se dedicó a la docencia y al sindicalismo. 

Fue profesora y directora en diferentes centros escolares de educación básica, así como representante de la Delegación 4 del Sindicato de Maestros al Servicio de la Educación del Estado de México. Aunque hizo varias amistades políticas como sindicalista, su ámbito de acción estaba completamente restringido al magisterio. 

Sin embargo, Higinio Martínez y Horacio Duarte, otro líder del PRD en el Estado de México y hoy uno de los operadores principales de López Obrador en esa entidad, vieron en ella a una persona carismática y la impulsaron como la candidata de la coalición Movimiento Ciudadano-Partido del Trabajo a la presidencia municipal de Texcoco en 2013.

La inexperiencia y el escaso poder de Delfina Gómez eran tan grandes que todo su gabinete fue integrado por familiares y personas cercanas a Higinio Martínez. 

Ella carecía de la menor influencia para definir el rumbo del gobierno y con ello el perfil de los funcionarios y asesores que requería. 

Gracias a esta debilidad, Higinio Martínez siguió gobernando en los hechos. Y la mejor prueba de esto son los contratos de obra pública concedidos por el gobierno municipal de Texcoco durante la administración de Delfina Gómez.

Como documentó El Universal, Delfina Gómez y su sucesor, Nazario Gómez -quien la reemplazó cuando contendió para obtener una diputación federal en 2015- concedieron al menos 17 contratos a las empresas Grupo VAZMI e Ingeniería, Terracería y Carreteros ITCA. 

En total, dichos contratos ascendieron a $32,474,721 pesos. Grupo VAZMI fue fundada por la prima de Higinio Martínez, Mariana Agam Miranda Gómez, y por el esposo de esta última, Jorge Luis Vázquez Reyes; por su parte, ITCA fue fundada por el sobrino de Higinio Martínez, Carlos Javier San Nicolás Miranda, y, nuevamente, por Jorge Luis Vázquez.

Además, es posible que una tercera empresa, la cual recibió contratos por $18,273,897 pesos, también pertenezca a la familia de Higinio Martínez a través de prestanombres. Se trata de Diseños Especializados Roma, la cual tiene el mismo domicilio que Grupo VAZMI, la calle Ahuehuete número 25 en La Conchita, Texcoco.

Es importante notar que Delfina Gómez, como presidenta municipal, autorizó estos contratos, pero quien los operó directamente fue el hermano de Higinio Martínez, Alberto Martínez Miranda, en ese momento tesorero municipal, lo cual no deja ninguna duda de la corrupción al interior del gobierno de Delfina Gómez.

Por otro lado, los medios Sé Uno Noticias, Quadratín y La Razón reportaron una red de empresas fantasma (es decir, empresas que carecen de la infraestructura y el personal necesarios para llevar a cabo las actividades para las cuales son contratadas) que también recibieron contratos millonarios. 

Como han demostrado Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y diferentes medios, las empresas fantasma suelen ser creadas por funcionarios de gobierno y utilizadas para desviar dinero público mediante simulación de contratos y operaciones.

En el caso del gobierno de Delfina Gómez, las empresas fantasma fueron Napsa Constructores, Grupo Desarrollador Inmobiliario y Constructor Farrell, Grupo Contexa, Buena Imagen en Construcción y Materiales, SACBE Ingeniería y Construcción, y Supervisión y Construcción Smash. En total, estas empresas se embolsaron más de 116 millones de pesos en contratos simulados. 

Interrogada por la prensa, Delfina Gómez solo atinó a decir que estos datos eran parte de una “guerra sucia” en su contra, la ya clásica evasiva de los candidatos de MORENA cuando las evidencias en su contra son abrumadoras.

Esta información se convirtió en un escándalo durante las campañas al gobierno del Estado de México en 2017. El nepotismo, el tráfico de influencias y los posibles desvíos de recursos quedaron evidenciados y se demostró que Higinio Martínez, el gran operador de Andrés Manuel López Obrador en el Estado de México, era un corrupto. 

Sin embargo, esto no le importó ni a Higinio Martínez ni a López Obrador. El líder de MORENA no hizo nada para sancionar los claros actos de corrupción, e Higinio Martínez, como descubrió PejeLeaks, siguió beneficiando a sus familiares, amigos y allegados con toda la impunidad posible. Las acusaciones no tuvieron en él ningún efecto, pues la corrupción es su modo de hacer política.

De vuelta a la mina de oro

Higinio Martínez resultó ganador en la última elección a presidente municipal de Texcoco, cargo que ejerció de enero de 2016 a enero de 2018, cuando dejó el cargo para postularse, en fórmula con Delfina Gómez, como candidato de MORENA al Senado de la República.

De acuerdo con una investigación realizada por PejeLeaks en el portal de Información Pública de Oficio Mexiquense (IPOMEX), al menos durante el primer año de su nuevo gobierno en Texcoco, Higinio Martínez y su familia siguieron saqueando el erario del municipio, ya con algunas de las empresas que había identificado la prensa, ya con nuevas compañías.

Dos de las empresas fantasma identificadas por la prensa siguieron recibiendo dinero. Higinio Martínez le dio a Napsa Constructores un contrato por $1,087,537 pesos, y a SACBE Ingeniería y Construcción otro por $4,490,780.17. 

Esta última llama especialmente la atención, pues su representante legal, Víctor Vela Orta, ha trabajado para la empresa Demoledora y Terracerías Delta, misma que, según datos del IPOMEX, recibió de Delfina Gómez 14 contratos por un total de $44,361,163.90.

Pero las más relevantes son las empresas familiares. Los parientes, amigos y conocidos de Higinio Martínez entendieron que seguir utilizando las empresas denunciadas por la prensa suponía un gran riesgo. 

Lo que no entendieron era que el nepotismo y el favoritismo son actos de corrupción. Por eso, su decisión fue utilizar otras empresas, pero para seguir beneficiándose con dinero público. 

Grupo VAZMI e ITCA, compañías propiedad de Jorge Luis Vázquez, primo político de Higinio Martínez, no recibieron contratos en 2016. 

Sin embargo, sí lo hizo Central de Construcciones Especializadas Espinoza, la cual se embolsó $4,315,654.48 pesos mediante tres contratos, todos por invitación restringida. 

Esta empresa es propiedad de Jonathan Gerardo Lima Torres, socio de Jorge Luis Vázquez en Grupo VAZMI, así como representante de la misma Grupo VAZMI y comisario de ITCA, que, como se indicó, también es propiedad del primo político de Higinio Martínez.

Por si fuera poco, es posible que Central de Construcciones Especializadas Espinoza también sea una empresa fantasma. El domicilio fiscal de esta compañía se localiza en el número 20 de la calle Aldama, en la colonia San Mateo de Texcoco. 

Como puede apreciarse en la siguiente fotografía, este domicilio no es una empresa sino una pequeña casa de uso habitacional. PejeLeaks acudió a ella e interrogó a sus habitantes sobre Central de Construcciones Especializadas Espinoza, pero se negaron a declarar al respecto.

Otra compañía beneficiada por Higinio Martínez fue JF Consorcio Integral, la cual recibió un contrato (también por invitación restringida) de $4,497,698 pesos. Esta empresa pertenece a los hermanos Adrián Manuel y Andrés Pablo Galicia Salceda, nombres de gran relevancia. 

Andrés Manuel Galicia Salceda pertenece al GAP, organización que, como se dijo anteriormente, fue creada por Higinio Martínez para hacerse del control político de Texcoco. 

Además, Andrés Manuel Galicia fue alcalde del municipio de Chicoloapan por el PRD y coordinador de MORENA en la misma localidad. Actualmente, Andrés Manuel Galicia es candidatodel partido de López Obrador al Congreso del Estado de México por el distrito V de Chicoloapan. 

“Higinio Martínez Miranda y Delfina Gómez Álvarez son mis padrinos políticos”, ha declarado sin rodeos Andrés Manuel Galicia ante la prensa. No solo padrinos políticos, sino también económicos.

Promotora y Asesoría COMIN se llevó una tajada de $4,911,287 pesos. Esta empresa comenzó a ser beneficiada por Nazario Martínez, quien, como suplente de Delfina Gómez en 2015, le asignó un contrato por $643,721. 

Sin embargo, el premio se multiplicaría al tomar nuevamente Higinio Martínez las riendas de Texcoco. En 2016, Promotora y Asesoría COMIN recibió dos contratos por $4,267,566 pesos. 

La compañía en cuestión pertenece a Gerardo Lima Alemán, padre de Jonathan Gerardo Lima Torres, quien, como se dijo, es socio de Jorge Luis Vázquez, primo político de Higinio Martínez.

Para cerrar el círculo, PejeLeaks descubrió una empresa más beneficiada por Delfina Gómez, misma que ni El Universal ni La Razón detectaron en su momento. 

La compañía es Pavimentos y Terracerías Delta, que entre 2013 y 2015 recibió cinco contratos por un total de $11,035,245 pesos. 

Los dueños son Carlos Javier y Juan Manuel Solís Miranda, sobrinos de Higinio Martínez. 

Además, el correo electrónico registrado por la empresa para sus trámites y licitaciones es auxiliarligu@hotmail.com, el cual pertenece al despacho LIGU Asesoría Contable y Fiscal, donde trabaja Jonathan Gerardo Lima, quien, como se documentó, está implicado en varias de las empresas que recibieron contratos tanto de Delfina Gómez como de Higinio Martínez.

Texcoco es un municipio donde prevalecen la inseguridad, la falta de servicios básicos y la pobreza. 

Higinio Martínez, el cacique absoluto del municipio, no ha hecho nada para remediarlo. Los únicos que han progresado bajo sus diferentes administraciones (entre las que debe contarse la de Delfina Gómez, a quien controlaba) son sus familiares, amigos y colaboradores, así como las amistades de todos estos. 

En el aspecto estratégico, ha sido una “buena jugada”. Higinio Martínez enriquece a quien le conviene para no perder nunca el control y garantizar su futuro y el de toda su familia. Texcoco es su fuente inagotable de riqueza y poder. En el aspecto ético, estos actos son completamente reprobables.

Al Poder Federal y más allá

El epílogo de esta historia podría ser el inicio de una nueva: la historia de cómo Higinio Martínez pasó de comprar lealtades en Texcoco a apoderarse de lealtades de secretarios de Estado. De nuevo, un contrato y el conflicto de interés son los elementos centrales del relato.

En meses pasados, Andrés Manuel López Obrador anunció que, en caso de ganar la presidencia, Román Guillermo Meyer Falcón sería su Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. 

Román Meyer es un joven arquitecto, empresario y profesor, hijo del destacado historiador Lorenzo Meyer. Román Meyer es socio de La Central Urbana, un despacho de consultoría en materia de planeación y movilidad urbana. En la página de la empresa puede consultarse su cartera de clientes, entre los que se encuentra el municipio de Texcoco.

PejeLeaks recurrió al registro público y a un empleado de dicho municipio, cuya identidad será mantenida en el anonimato, para saber más sobre la relación entre La Central Urbana y Texcoco, y los resultados indican que en este caso también podría haber malos manejos. De acuerdo con el folio número 117173 del Registro Público de la Propiedad y de Comercio de la Ciudad de México, La Central Urbana fue fundada en septiembre de 2015 por Román Mayer, Carlos Martínez Velázquez y Jorge Cabrera Jiménez. 

En 2016, es decir, al siguiente año de su creación, el despacho de Román Meyer recibió del gobierno de Higinio Martínez un contrato por $300,000 pesos para elaborar un estudio de impacto urbano en la zona, motivado por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Son varios los datos que resaltan. 

En la página web de La Central Urbana puede encontrarse información sobre el estudio realizado para Texcoco, pero no la lista de los socios del despacho, que hace unos meses estaba disponible pero que por alguna razón (que, sea cual sea, coincide con las actuales campañas electorales), fue eliminada de la página. 

Por otro lado, llama la atención que un despacho que no tiene ni un año de existencia reciba un contrato para elaborar un proyecto importante, tomando en consideración que uno de los socios de la empresa tiene vínculos importantes con MORENA (tan importantes que López Obrador lo quiere incluir como secretario de Estado) y que quien otorgó el contrato fue un militante y presidente municipal de MORENA, cuya corrupción está comprobada y documentada. 

Pero quizá lo más llamativo sea que este contrato no fue registrado en las bases de datos del IPOMEX, como puede comprobarse al realizar una búsqueda en dicho archivo.

Finalmente, Carlos Martín Velázquez, otro de los socios de La Central Urbana, es hijo de Guillermo Martínez Gómez, quien fue director de Caminos y Aeropistas de Oaxaca durante el gobierno de Gabino Cué. Entre 2011 y 2013, Carlos Martín Gómez le otorgó seis contratos por un total de $23,823,057.07 pesos a Ferroconstrucciones LH, empresa de Pedro Arturo López Obrador, hermano de Andrés Manuel. 

Ferroconstrucciones LH destaca como una de las integrantes de una red de empresas identificada por PejeLeaks a través de la cual el hermano de Andrés Manuel López Obrador simulaba competir para recibir varios contratos públicos millonarios.

Todos los caminos conducen a MORENA y a Andrés Manuel López Obrador

¿Por qué ocultar el contrato entre el gobierno de Higinio Martínez y la empresa de Román Meyer? ¿Qué relación hay entre el corrupto candidato a senador y el posible Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano? ¿Higinio Martínez está ampliando su rango de influencia del modesto municipio de Texcoco a los colaboradores principales de López Obrador?

PejeLeaks documentó el asombroso enriquecimiento de Catalina Monreal, hija de Ricardo Monreal, quien pese a ser una funcionara de nivel medio en el INFONAVIT ganaba más que el presidente de la República y quien aumentó notablemente su patrimonio cuando su padre fue diputado federal y luego jefe delegacional de Cuauhtémoc en la Ciudad de México. 

Este sitio documentó también cómo Germán Martínez, el antiguo líder del PAN y hoy asesor de MORENA y candidato de este partido a senador, aprovechó su elevada posición durante el gobierno de Felipe Calderón para darle favores a empresas y cobrarlos después como abogado privado. Ahora se ofrecen pruebas de cómo Higinio Martínez ha seguido enriqueciendo a sus amigos y familiares y desviando dinero mediante empresas fantasma. 

Todas estas son pruebas de que, si las encuestas no se equivocan, pronto llegará al poder un nuevo grupo de saqueadores protegidos por su gran líder, Andrés Manuel López Obrador.
Texcoco, la mina de oro de MORENA, Higinio, Delfina, AMLO y Empresas Fantasmas Texcoco, la mina de oro de MORENA, Higinio, Delfina, AMLO y Empresas Fantasmas Reviewed by Gia on martes, junio 12, 2018 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.