sábado, 5 de agosto de 2017

LasChoapas: Al estilo colombiano SICARIOS iban por Dirigente Sindical; hieren a obrero

Las Choapas, Veracruz.- En el marco del fuerte conflicto que se vive entre sindicatos de obreros desde hace años en este municipio, la mañana de este viernes el secretario general de la coalición obrera sindical, Filadelfo Espinoza Hernández fue víctima de un atentado a balazos cuando circulaba sobre el boulevard Antonio M. Quirasco; sin embargo, quien resultó lesionado y lo reportan entre la vida y la muerte es a su delegado sindical, Isaías Hernández Cruz, conocido como “hueso”.

Los hechos ocurrieron a la altura del parque infantil “Diana Laura”, y de acuerdo con el dirigente sindical Filadelfo Espinoza Hernández, el responsable directo de la agresión fue la gente del sindicato que encabeza actualmente Gustavo Jorge López, alias “el chimuelo”, quien apenas horas antes lanzó amenazas de muerte contra los directivos de este gremio, por lo que pidió una investigación a fondo por parte de la Fiscalía General del Estado.

La agresión a balazos

Eran las 09:15 horas, para Filadelfo Espinoza Hernández, a sus 47 años, un día común, de trabajo, abordó la motocicleta Izuka, color azul, conducida por Isaías Hernández, su compañero laboral, así minutos después circulaban en el boulevard Antonio M. Quirasco.

Con el viento rozándoles el rostro, antes de llegar al parque infantil “Diana Laura” oyeron el ruido de otra motocicleta que a toda velocidad pasó a su lado, dos sujetos a bordo, de entre 15 a 20 años, delgados, jóvenes, uno con casco y otro con el rostro descubierto los rebasaron.

Lo tomaron sin importancia, al ser algo común en un municipio donde la cultura vial está por los suelos, no fue hasta que vieron que metros adelante, la motocicleta se detuvo, cerrándoles el pasó a escasos metros, frente a ellos, el que iba detrás, sacó un arma de fuego e instantes después sonaron los primeros balazos.

En plena vía pública, los comerciantes aledaños no creían lo que veían, las detonaciones se escucharon varios metros a la redonda, Filadelfo, con el ritmo cardiaco desatado por la adrenalina del evento, como pudo se colocó detrás de un poste de concreto para salvar su vida.

Quien no corrió la misma suerte, fue Isaías, conductor de la motocicleta, las balas perforaron su piel, dos de ellas se alojaron en el pecho, una más certera se introdujo a la altura del ojo izquierdo cumpliendo lo dicho por la canción ‘la bala’; “Se escucha un disparo, agarra confianza, el sonido la persigue pero no la alcanza, la bala saca sus colmillos de acero y sin pedir permiso, entra por el cuero, muerde los tejidos con rabia y arranca el pecho a las arterias para causar hemorragia”.

Al estilo colombiano, sin autoridad que los detuviera, los agresores aceleraron a fondo en sentido contrario.

Mientras tanto, herido, Isaías, de 36 años de edad, iba sangrando por las perforaciones causadas por las balas, trasladado a bordo de un taxi al hospital “Doctor Pedro Coronel Pérez”.

No pasaron ni cinco minutos, cuando llegó la primera patrulla de la Policía Municipal, la motocicleta azul quedó en el lugar, así como dos gorras que se desprendieron de las cabezas de ambos agredidos. A toda velocidad la patrulla salió con torretas encendidas, buscando a los agresores.

Los comerciantes del lugar, no creían lo visto ante ellos, temerosos y con una agilidad increíble, como en las películas donde bajan las cortinas luego de una balacera, los ahí asentados levantaron sus puestos improvistos en la acera y pedalearon sus triciclos con dirección a sus casas, donde seguramente también levantarían asombro al llegar temprano de la jornada laboral.

“¿Usted vio algo? No, nada, ¿a quién le dispararon? No sé, ¿cuántos eran? No vimos, ¿hubo heridos?...” uno de los vendedores simula no escuchar la pregunta, justo donde se dio la agresión, omiten dar detalles; a los pocos minutos llegaron obreros de la coalición y custodiado por la Policía Municipal, Filadelfo levanta la gorra que se le cayó.

En el rostro de Filadelfo se expresa el asombro, la muerte estuvo cerca de él, y más cerca aún de quien minutos antes iba delante de él, pues Isaías fue el que recibió directamente los disparos de frente, sirviendo quizá como escudo humano.

Debido a la gravedad de las lesiones, a las 10:30 horas el lesionado fue escoltado por una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y trasladado a bordo de una ambulancia, con dirección a la ciudad de Coatzacoalcos, donde sería internado en el Hospital Comunitario “Valentín Gómez Farías”, donde se debate entre la vida y la muerte, ya que perdió demasiada sangre.

En el estacionamiento del hospital Pedro Coronel, Filadelfo es cuestionado por policías, le preguntan sus datos, nombre, dirección, edad, cargo que desempeña, minutos después los policías se alejan, y él se queda con obreros quienes le acompañan.

Con el rostro lleno de sudor debido a los intensos rayos del sol que calientan la piel, el hombre de estatura baja, quien viste ropa humilde, de trabajo, no ostenta lujos, lleva ya varios años en medio de una “guerrilla” por el trabajo, donde pelear es sinónimo de trabajo y amenazas, amenazas que se vieron cumplidas el día de ayer.

“No conozco quienes fueron la personas que nos dispararon a quemarropa, pero más antes he estado recibiendo amenazas por parte de Gustavo Jorge López, que me dice que me quite del sindicato porque si no me va a matar, fuera de ello no tengo problema con nadie; voy a denunciar, si me pasa algo, responsabilizó a Gustavo Jorge López, es la única persona que me ha hecho daño”, acusó.

Cuando se le pregunta si luego de esta agresión continuará en la “lucha”, todos esperan pronuncie las palabras “me retiro, ya no más, se acabó”; pero ante estas agresiones, con voz firme y sin titubear el hombre de trabajo expresa: “voy a seguir trabajando en el sindicato”.

Exigen intervención de Yunes

En un mensaje emitido a través de facebook, desde su cuenta personal, Marjorie Oropeza Núñez, dirigente de la Alianza Sindical en la zona sur del estado, quien también se ha visto involucrada en hechos violentos por la disputa de empleos temporales para su gente en compañías de la región, pide la intervención del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y del Fiscal General, Jorge Winckler Ortiz, debido a que cada vez son más graves las agresiones por parte del gremio que encabezan Esteban Lendechy Córdova y Gustavo Jorge López, éste último apenas horas antes amenazó con mandarles un grupo armado a los directivos sindicales que ayer fueron víctimas de un atentado. 

“Yo le pido al gobernador que las autoridades no se presten a manejos; señor gobernador voltee los ojos a Las Choapas, la agresión era contra Filadelfo, pero le dieron al otro compañero, esperarán que nos enfrentemos entre hermanos. El trabajo es para el pueblo, no se vale el amedrentamiento”, declaró.

“Hago la denuncia para que intervengan las autoridades, le pido al gobernador, al procurador, a la PGR; Si realmente quieren a Veracruz, intervengan de inmediato, no vamos a permitir una agresión más a nuestra gente, no podemos aceptar amenazas de muertes o que los protegen células delictivas, y que vengan a agredirnos”, añadió.

“La agresión era contra Filadelfo, a mí me amenazó Gustavo Jorge, que me iba a mandar un grupo armado, pensamos que no era cierto, pero cree que nos vamos a arrodillar, como el avestruz agachar la cabeza; que nos van a sacar de Agua Dulce o Las Choapas: solamente muertos”, advirtió.

Dijo que “no se vale que nos dejen vulnerables, desprotegidos, porque el presidente municipal de Las Choapas –Marco Estrada Montiel se ha prestado a esos juegos, a esas agresiones; la semana pasada en el área de Los Soldados, (Agua Dulce) llegaron más de 12 patrullas de Las Choapas a hostigar a nuestra gente.

“En este momento no podemos callar, que sea lo que Dios quiera y diga, pero espero que el Gobernador y el Fiscal que están en la cacería agarrando “queridas” y no “queridas” que intervenga, que se castigue a quien ha robado, pero las vidas humanas son más importantes. Señor Marco Estrada saque las manos de Agua Dulce”, exigió.
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario