lunes, 14 de agosto de 2017

Coatzacoalcos: Comandante H: "YA CANTARON LOS SECUESTRADORES"

Coatzacoalcos, Veracruz.- Por una picana o por el pocito, cualquiera habla. O por una negociación. Hablan ya los secuestradores, el grupo sanguinario que sembró miedo y dolor en el sur, implicando en su delación al H, a sus socios, y soltando otros datos, otros nombres, de la banda criminal.

Unas horas después, lo rudo se les quita. Unas horas en prisión y cuentan todo lo que hay de Hernán Martínez Zavaleta, su jefe, el Comandante H o El H, tildados por unos de jefe de plaza y para otros de operador financiero de la célula zeta en el sur de Veracruz.

Horas después de aquella aprehensión, la del lunes 7, los plagiarios van flojitos y cooperando, soltando cuanto saben del H y sus contactos, aportando “datos muy importantes para proceder en contra de otras personas”, refiere el gobernador Miguel Ángel Yunes.

Son nueve secuestradores, tres mujeres y el resto varones. Unos cayeron en un operativo en la vieja zona de tolerancia de Coatzacoalcos, la colonia Benito Juárez Sur, parapetados en una casa de seguridad. A otros los fueron a buscar a diferentes puntos de la ciudad.

Cantaron, pues. Y con ello, seguro, jalaron el gatillo que acabará con su miserable vida, la que se nutre del dolor ajeno, del llanto ajeno, de la angustia ajena, del dinero que produce la zozobra de los plagiados y sus familias, o la muerte de aquel por el que no pudieron pagar.

Vapuleado por la ola de violencia, Yunes azul dibuja un balance mejor este domingo 13. Destaca dos hechos: la aprehensión de la banda de secuestradores al servicio del Comandante H y la aprehensión de la cúpula de la organización 35-Z, incluido su líder, el 50.

Lo de los secuestradores del H no es tema menor. Lo que hablaron hará llegar a otros allegados a Hernán Martínez Zavaleta para proceder contra ellos.

Con los integrantes del Grupo de Coordinación Veracruz —militares, navales, Policía Federal y estatal, algunas municipales—, dice Yunes:

“Se tienen evidencias de que se encuentran vinculados a homicidios, así como a secuestros, y se trabaja para vincularlos también por estos hechos.

“Esta banda formaba parte del grupo criminal encabezado por “El H”, quien hoy ya se encuentra detenido.

“Debo significar que han aportado datos muy importantes para proceder en contra de otras personas”.

Luego apunta:

“Es muy importante darle el valor y el peso adecuado que ha tenido, para el Estado de Veracruz, la detención de individuos como Hernán ‘N’, alias ‘El H’, quien se encuentra en este momento sometido a un procedimiento de carácter legal y que, seguramente, como consecuencia del mismo, y como consecuencia de las investigaciones que se siguen llevando a cabo, será sometido a prisión, será sometido, será sentenciado a prisión por muchos años.

“La detención de este individuo ha permitido iniciar el proceso de desarticulación de la banda más importante que operaba en todo el sur del Estado, de la cual, él era cabeza.

“Estos 9 individuos que han sido presentados ya, que se encuentran ya en proceso judicial, sometidos a proceso judicial, formaban parte de esta estructura delictiva, que tenía realmente muy, muy presionada a la zona de Coatzacoalcos y muy atemorizada a la región sur del Estado”.

¿Son los socios en la organización o sus ligas con el jet-set y con el poder? ¿O ambas?

Sabíase de tiempo atrás de la vida del H, su roce social, sus negocios, sus viajes en línea comercial, charlas interminables con figuras de la vida pública, alcaldes del sur de Veracruz, diputados, caciques, aspirantes a cargos públicos, empresarios, constructores.

De todos ellos, los más allegados resultaron ser los hermanos Chagra. El principal, Roberto Chagra Nacif, consentido por el régimen fidelista, en el que fue subdirector de Infraestructura de la Comisión de Aguas del Estado de Veracruz y director de Carreteras Estatales.

De la mano Fidel Herrera, su impulsor, su padrino, Roberto Chagra construyó el edificio en que albergó las instalación es de la Oficina de Hacienda del Estado. 

Suponíase que el presupuesto aplicado se destinaría para realizar obras de remodelación a la oficina recaudadora, pero de pronto se construyó un edificio.

Ahí, cuando Hacienda del Estado se mudó, Roberto Chagra esperó pacientemente a que alguien le quisiera rentar. Y llegó el H.

Dos pisos le dio para instalar un gimnasio de lujo, el Golden Bull. Y luego se vería con Hernán Martínez Zavaleta en el restaurant Port House, también de Roberto chagra y par de socios, donde lo menos que hacían era platicar.

Una vez detenido el Comandante H, acusado de la masacre de cuatro niños y sus padres en la colonia Nueva Calzadas, Yunes Linares aludió a empresarios de Coatzacoalcos que convertían en lícitos los negocios ilícitos del jefe u operador zeta.

Y en esos momentos el gobierno federal aseguraba los inmuebles de Roberto Chagra Nacif, el protegido de Fidel Herrera.

Su otro tema se sitúa en Poza Rica. Ahí, un crimen, detonó una embestida que llevó a la captura de un sicario, Andrés “N”, alias “El Cinco”, a su jefe, Ricardo “N”, alias “El Cincuenta”, y el resto de su banda.

Un asesinato, el del empresario Sergio Juan Tremari Gaya, afuera del un antro, La Bamba, en Poza Rica, confundido por sus ropas negras con un guardia de seguridad.

Por ese hecho, se llegó al sicario y cobrador de cuotas, “El Cinco”. Y luego su patrón y a toda la banda.

Yunes proyectó videos y fotografías en las que evidenciaba cómo el crimen de Tremari Gaya. Ahí los movimientos del sicario, los rostros, el taxi que lo esperaba para huir.

“Aquí lo ven, transitando hacia el lugar donde cometió el crimen. Trae en la mano una cartulina, que dejó sobre el cuerpo de la persona que fue ejecutada, que ahora mismo les comentaremos cuál fue el móvil para ejecutarlo, y debajo de la cartulina lleva la pistola con la cual ejecutó a la persona.

“Este individuo era el principal integrante, era el cabecilla de la banda 35-Z, en Poza Rica, Andrés ’N’. Esa persona se encuentra ya detenida. 

“Cámaras de video, que captaron el hecho criminal, confirmaron la participación de este individuo. El criminal era jefe de sicarios de la banda conocida como 35-Z, en la región norte del Estado, con base de operaciones en Poza Rica, Tuxpan y Papantla. Igualmente, era el encargado de cobrar derecho de piso a distintos establecimientos y personas en esa región”.

Agrega:

“Es muy importante señalar que este individuo, “El Cincuenta”, que ya se encuentra detenido, no sólo fue el autor intelectual del crimen al que ya nos referimos, sino que es el jefe más importante de la banda 35-Z, no sólo en el Estado de Veracruz, sino, cuando menos, en cuatro entidades federativas”.

Eso en el norte. De la banda del H, en el sur de Veracruz, surgen los vínculos del jefe zeta con personajes a los que, dice Yunes, habrán de proceder.

Sabrá si fue con picana o pocito, o una negociación, pero los secuestradores del H ya cantaron.

A ver quién cae.

Por:
Mussio Cárdenas Arellano
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario