martes, 4 de julio de 2017

Venderán patrullas Camaro y Charger, para realizar obras en Yanga: Alcalde electo


Córdoba, Ver.- El alcalde electo de Yanga, Apolinar Crivelli Díaz, se dijo comprometido con su gente para mitigar la pobreza y acabar con las injusticias que han impedido el desarrollo social en las 19 comunidades que integran al municipio.

Entrevistado en las oficinas de El Sol de Córdoba sostuvo que una de las primeras acciones que desarrollará como alcalde será la de vender ocho vehículos de lujo que son utilizados como patrullas, entre éstas un Camaro y un Charger, para utilizar los recursos en obras y acciones que garanticen en desarrollo social.

Sostuvo que los meses que quedan, antes de que rinda protesta como presidente municipal, los utilizará para diseñar más estrategias que le ayuden a impulsar a los habitantes de Yanga, que a diario piden apoyos para superarse.

Manifestó que es ilógico que los ciudadanos de su municipio tengan que viajar a Córdoba para adquirir víveres y otros artículos de primera necesidad, a pesar de que Yanga cuenta con lo necesario para estimular la llegada de empresas y para producir alimentos.

“Queremos que Yanga consuma lo que produce y lo vamos a lograr”, citó el alcalde electo luego de reiterar su compromiso de trabajar con empeño y con dedicación para garantizar el desarrollo de su pueblo.

Precisó que los lujos que se han dado algunos funcionarios de la actual y de las anteriores administraciones municipales terminarán durante su mandato al destacar que su único compromiso es con su gente.

Apolinar Crivelli Díaz será el alcalde más joven de la próxima administración local que iniciará el primero de enero de 2018, sin embargo, a sus 27 años de edad ha demostrado tener la capacidad y el talento que se necesita para satisfacer las demandas ciudadanas.

Garantizó resultados durante el primer año de su gestión, aunque reconoció que no se podrán solucionar todos los problemas “porque en Yanga hay un rezago de desarrollo de al menos 20 años”.

PATRULLAS COSTOSAS E INÚTILES

La adquisición de los ocho vehículos que se utilizan como patrullas requirió de al menos 2 millones de pesos que pudieron haber sido utilizados para realizar obra pública en la cabecera municipal y en las 19 comunidades de Yanga, dijo el próximo alcalde.

Sostuvo que el presupuesto anual del municipio es de aproximadamente 45 millones de pesos y que esos 2 millones que se utilizaron para las patrullas “no son más que un gasto innecesario que pudo emplearse para llevar agua y luz, además de instalar el drenaje”.

Manifestó que al tratarse de vehículos de lujo y muy costosos no pueden utilizarse para recorrer los caminos vecinales, pues al ser unidades “muy bajitas” difícilmente podrían entrar en la terracería.

Insistió en que durante su gestión venderá las patrullas para llevar obra y desarrollo social a los ciudadanos. Para evitar malos entendidos trataría el caso con una agencia de autos, además de que realizaría la adquisición de vehículos utilitarios y de motocicletas que garanticen los patrullajes en todo el municipio.

Agregó que incluso las patrullas han sido vistas en otros municipios, lo que hace suponer que se encuentran al servicio exclusivo del alcalde y alejadas del compromiso que se tiene con los ciudadanos.

“Las patrullas son para una calidad de vida que se tiene como en Dubai, pero en nuestro municipio faltan siglos para estar así”, manifestó.

YANGA, UN PUEBLO A OSCURAS

La falta de desarrollo social puede verse en todas las comunidades de este municipio ubicado en la región centro de la entidad. Las casas de lámina de cartón, las calles sin pavimentar y sin banqueta son comunes en todo el municipio, donde además la falta de energía eléctrica suele dejar en penumbras a los habitantes, según Apolinar Crivelli Díaz.

Las comunidades Mirador y San Miguel el Grande son las que tienen un mayor índice de pobreza y de acuerdo con el entrevistado la gente durante años ha estado en el olvido, pues lo más que han recibido son despensas “para matarles el hambre una semana”, a pesar de que las autoridades saben que se encuentran en la miseria.

“Yanga es un Pueblo a oscuras. La demanda de la población en las comunidades consiste en la introducción de alumbrado público. Un pueblo alumbrado es un pueblo seguro y un pueblo que está a oscuras se presta a un sinfín de actividades ilícitas que pueden llevar al consumo de drogas y de alcohol que puede empezar a temprana edad”, sostuvo.

Manifestó que la falta de este servicio es una muestra más de que las administraciones locales han pasado por alto las principales necesidades de los ciudadanos, además de que hay algunas lámparas del alumbrado público que “llevan años inservibles”.

Dijo que la falta de energía eléctrica puede verse incluso en el primer cuadro de la ciudad, donde “basta con avanzar dos cuadras del Palacio Municipal para llegar a calles sin luz”.

El campo agrícola “está en mal estado y abandonado”. La situación no es la misma en todo el municipio, pero hay muchas comunidades que además carecen de actividades culturales y artísticas que motiven al grueso de la población a desarrollar acciones positivas.

Otro problema delicado es la falta de agua, pues hay poblaciones que en ocasiones llegan a quedarse hasta dos semanas sin el vital líquido y que serán atendidas durante la próxima administración para que se solucione esta situación.

DELITOS DE ALTO IMPACTO, CASOS AISLADOS

Aunque los delitos de alto impacto no son una situación delicada en Yanga, sus amplias extensiones de cañales son utilizadas por maleantes que esporádicamente arrojan cadáveres entre las plantaciones de la gramínea, dijo Crivelli Díaz.

Precisó que estos hechos son aislados al sostener que en su municipio lo que más se comete son los robos de bicicletas y de tanques de gas.

Abundó que los robos comunes suelen aumentar cuando no hay zafra, por lo que dijo que durante su gestión hará lo necesario para diseñar estrategias que permitan mantener a los obreros con alguna fuente de empleo que les permita mantener a sus familias.

Señaló que la falta de alumbrado público ha contribuido a que lleguen a cometerse robos a mano armada incluso en el primer cuadro de la cabecera municipal, a pesar de que se cuenta con policías y patrullas.

A pesar de que se cuenta en el ayuntamiento con un departamento de Fomento Agropecuario desde hace cuatro años los campesinos no han logrado obtener beneficios, lo que hace necesario garantizar su desarrollo para que se pueda tecnificar al campo y que los agricultores puedan aprender de otros cultivos para producirlos.

MIGRACIÓN, A LA BAJA

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos el número de migrantes disminuyó en Yanga y el de paisanos que pretenden regresar ha comenzado a manifestarse.

El alcalde electo dijo que anteriormente era común que los habitantes de ese municipio migraran incluso con toda su familia para buscar una mejor calidad de vida en la Unión Americana.

Sin embargo, aunque no dio estadísticas señaló que la cifra ha disminuido porque se teme a la política que se ha aplicado en contra de los migrantes en el vecino país del norte.

“En Yanga los que están en Estados Unidos han comenzado a construir casas porque comenzaron a prever el retorno incluso con familias completas. No será fácil para el municipio, pues como autoridad es necesario apoyarlos para que los jefes y las jefas de familia gocen de fuentes de ingreso”, señaló.

Reiteró que en Yanga se han dejado pasar las oportunidades para establecimiento de nuevas empresas, por lo que se buscaría un acercamiento con los inversionistas con tal de que se puedan fomentar nuevas fuentes de empleo y garantizar la estabilidad económica a los ciudadanos.
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario