lunes, 31 de julio de 2017

Cae "El Sabritas" HUACHICOLERO de la zona de Acayucan-Sayula, Veracruz



Marco A. P. A. (a) "El Sabritas", de 40 años de edad, vecino de Almagres, congregación de Sayula de Alemán, fue detenido por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) con destacamento en Acayucan en coordinación del Ejército Mexicano, en posesión de un arma de fuego, 5 vehículos y 3500 litros de hidrocarburo presuntamente robado.



La detención se llevó a cabo durante un operativo, en las inmediaciones del pueblo San Antonio, cerca de Almagres en ese municipio.

El detenido traía en su poder una pistola calibre .22 de la marca Ruger y los vehículos asegurados son una camioneta Nissan pick up con placas XW75260; Chevrolet cavalier rojo con placas NBG3393 del Estado de México; Ford pick up azul placas XT97435; Jeep Grand Cherokee color gris placas YGS9678 y una Chevrolet pick up azul placas XT56901.

El ahora detenido es considerado líder de una banda dedicada al robo de hidrocarburo en la zona de Almagres-San Isidro.

En lo que va del mes, fuerzas castrenses y estatales han decomisado varios miles de litros de combustible de procedencia ilícita.

Como nunca en Almagres, congregación de ese municipio; policías federales o posiblemente de la Marina, bajaron a rapel de un enorme helicóptero en pleno día, sobre terreno montoso, palmeras y árboles, el paraíso para cualquier ecologista. 

El paseo del helicóptero no llamó tanto la atención como cuando desde arriba, la “Tormenta Negra”, nombre con el que se le ha llamado al operativo de las fuerzas federales y estatales contra los huachicoleros, alcanzó a este comercio que permaneció impune, bajo la complicidad de quienes ahora lo atacaban, finalmente llegaba hasta su territorio.

En el operativo, fuerzas estatales de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado y de la Policía Federal capturaban a Marco A. P. A., alias “El Sabritas”, considerado desde hace meses, el líder de una banda dedicada al robo de hidrocarburos que financiaba las acciones de prevención del delito de quienes ahora lo capturaban, según pobladores de Almagres, donde tiene su domicilio.

“No respondió, su gente había sido detenida y dejada en libertad horas después. No respondió porque lo agarraron en su casa, no en el rancho, lo sacaron de su casa aprovechando que estaba con su esposa y con sus hijas, por eso no huyó, se entregó”, dijo un testigo de su captura ocurrida la semana pasada y no este domingo en que trascendió su detención.

“Desde el helicóptero se escucharon los balazos, bajaron los policías y disparaban, detuvieron a varios, pero a quien buscaban era al Sabritas”, reiteró un poblador.

“Estuviera solo, no lo agarran, la gente lo hubiera escondido. La gente no dejaría que lo detuvieran. Era un hombre que daba ayuda lo mismo a la Policía, que a la gente, era un amigo para Almagres, pero mejor se entregó, para que no se metieran con su mujer, con sus hijas, se lo llevaron como trofeo, pero antes era su jefe, la policía le decía jefe”, aseguró un testigo del impresionante operativo registrado el viernes pasado, con helicópteros, patrullas y hasta balazos en un rancho de Almagres. Fue la caída de “El Sabritas”.

En la captura, las fuerzas federales y estatales aseguraron 3,500 litros de hidrocarburos, cuatro camionetas y un automóvil.

Todo quedó a disposición de la Unidad Atención Inmediata de la Procuraduría General de la República (PGR) de Coatzacoalcos.

En las últimas fechas, desde el inicio del operativo Tormenta negra implementado por la Policía Federal y la SSP estatal, se han asegurado cerca de 15 mil litros de hidrocarburo de procedencia ilícita y más de 15 vehículos, así como tres detenidos, cinco armas de fuego y aunque parezca increíble, ninguna cantidad de dinero importante.

En medio de la lucha que el gobierno del estado y el federal han emprendido contra el robo y tráfico de combustibles en la zona de Almagres, pobladores temen a ser víctimas de una bala perdida o de una detención arbitraria.

Se ha dicho que ciudadanos han sido detenidos por la SSP o la PF para someterlos a interrogatorios que terminan en confesiones ilegales que dejan a personas detenidas en forma injusta.

“La gasolina robada ayuda a mucha gente, a taxistas, a camionetas, a campesinos, ganaderos y hasta la Policía que pasa para su apoyo, estatal, federal o municipal, pero eso lo que estamos viendo ahora, es peligroso, nos pueden confundir y solo somos campesinos o ganaderos que vamos a la parcela o al rancho, pero como dicen, el delito lo comete quien agarra la pata y agarra la vaca, por eso digo, antes al Sabritas le decían jefe”, expresó un campirano de El Mixe, congregación cercana donde el viernes pasado, la PF y la SSP realizaron el operativo de captura de Marco A. P. A.
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario