lunes, 26 de junio de 2017

Mando ASESINADO en Cardel, PIEZA CLAVE contra delincuentes en Veracruz

Xalapa, Ver.- La desarticulación de 11 presuntos secuestradores en Poza Rica, Veracruz fue la última tarea que completó Juan Camilo Castagné Velasco, ex coordinador estatal de la Policía Federal. En un año de labores participó como estratega en la captura de presuntos líderes de la delincuencia organizada y la desarticulación de bandas dedicadas al robo de combustible.

El pasado sábado 24 de junio murió junto a dos de sus colaboradores en el restaurante ‘La Bamba’, localizado en la localidad de Cardel, municipio de La Antigua. La muerte de los oficiales federales marcó el génesis de una guerra declarada entre cárteles de la droga y el gobierno veracruzano, comandado por el panista Miguel Ángel Yunes Linares.

Castagné Velasco tomó posesión en Veracruz el 20 de julio de 2015. Entre sus funciones como Coordinador Estatal de la Policía Federal, estuvo garantizar la seguridad desde Pánuco hasta las Choapas, de norte a sur de Veracruz. En cuestión de jerarquías, estuvo a la par del secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié.

El pasado 20 de junio de 2017, el grupo de Coordinación de Veracruz, integrado por fuerzas federales y estatales, anunciaron la aprehensión de 11 presuntos secuestradores que operaban en la zona norte de la entidad, principalmente en Pánuco, El Higo, Pueblo Viejo y Tempoal. Producto de dicho operativo, también cuatro personas fueron liberadas.

Un día después, el miércoles 21 de junio, Castagne Velasco estuvo presente en una rueda de prensa donde el gobernador Miguel Ángel Yunes anunció una estrategia de seguridad para combatir a los líderes de un grupo de la delincuencia organizada, quienes habrían amenazado de muerte al titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Jaime Téllez Marié.

Luego de 72 horas del anuncio del ejecutivo estatal, la entidad registró en un día la muerte de 20 personas, entre ellos una familia de seis integrantes en Coatzacoalcos, entre las víctimas cuatro niños de tres, cuatro, cinco y seis años; así como el atentado en contra de Juan Camilo Castagné Velasco y a dos de sus colaboradores de la Policía Federal.

Tras la muerte del delegado federal, autoridades estatales que solicitaron el anonimato lo describieron como un hombre “entrón, bragado, que le dio duro a los huachicoleros y a los jefes de plaza”. Señalaron, se principalmente combatió a la delincuencia organizada en la zona centro de Veracruz.

Este medio, realizó un recuento de los operativos más importantes en los que participó el oficial caído, Castagné Velasco, mismos que se resumen con la detención de capos de diversas células delictivas, detención a secuestradores y el decomiso de miles de litros de combustible robado.

Detenciones a jefes de plaza y secuestradores

Uno de los casos más emblemáticos en Veracruz, al cual hizo frente Castagné Velasco fue la desaparición forzada de cinco jóvenes originarios de Playa Vicente, el 11 de enero de 2016. Por este tema se detuvieron a 21 presuntos delincuentes: 13 civiles vinculados al Cartel Jalisco Nueva Generación y 8 policías estatales, entre ellos Marcos Conde, quien era el subdelegado regional de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y que es señalado por víctimas como el operador de las desapariciones forzadas en Veracruz en los últimos años.

Producto de un operativo coordinado de la Policía Federal y la Fuerza Civil, fueron capturados Francisco Navarrete Serna, junto con su hijo y otro sujeto, quienes fueron relacionados con el Cartel Jalisco Nueva Generación. En un comunicado, el gobierno de Veracruz, detalló: que dicho grupo “coordinaba la distribución de droga, la operación de secuestros y posiblemente varias ejecuciones cometidas en este municipio”.

El 10 de agosto de 2016, fuerzas federales y estatales capturaron a Manuel N, alias “El Cachorro”, quien fue señalado como el jefe de plaza de Los Zetas, en la zona centro de Veracruz. A esta persona, hijo de un comandante de la policía municipal de Camerino Z. Mendoza, se le atribuye el asesinato de la periodista de El Buen Tono, Anabel Flores Salazar, ocurrido en febrero de 2016.

El 05 de octubre de 2016, la Policía Federal informó sobre la detención de tres presuntos secuestradores, entre ellos Orlando Hernández Aguirre, alias “El Barbas”, jefe de plaza de Los Zetas, en la zona centro de Veracruz. El detenido estaba relacionado con tres secuestros practicados en el municipio de Cosamaloapan, en diciembre de 2010.

En la misma rueda de prensa, la autoridad confirmó la captura de la banda de secuestradores conocida como “Los Mizmoz”. Los detenidos fueron Rafael Damas Vázquez "El Triple" y Reyna Isela León Vinagre, quienes eran señalados como presuntos responsables en 12 secuestros cometidos en los municipios de Coatzacoalcos, Minatitlán y Acayucan, en la zona sur de Veracruz,

El 01 de abril de 2017, la Procuraduría General de la República (PGR) informó sobre la desarticulación de una banda de secuestradores que operaban en Veracruz. En dicho operativo fueron rescatados dos víctimas, entre ellos Ricardo H.R, dueño del bar Marshall, uno de los lugares de moda en la capital de Veracruz. Familiares del empresario informaron que por su libertad los plagiarios habrían exigido la cantidad de 8 millones de pesos.

La autoridad federal confirmó que un criminal fue abatido y dos más fueron capturados: Ángel N, de 20 años, y Vidal N, de 47. La banda operaba desde Poza Rica, ubicado al norte de la entidad, hasta Xalapa.

El 09 de junio de 2017, elementos de la Policía Federal anunciaron la detención de dos presuntos delincuentes, a quienes se les responsabilizó por el secuestro y homicidio doloso de una profesora de 35 años de edad y un menor de 6 años. Ambos asesinados el 24 de abril de 2017.

Uno de los secuestradores fue identificado como Mauricio “N”, a quien José Antonio Vega Michaca, titular de la División de Investigación de la Policía Federal, describió como uno de los objetivos prioritarios generadores de violencia en la zona norte de Veracruz.

Decomisos de combustible robado y combate a huachicoleros

El 17 de enero de 2017, autoridades estatales y federales decomisaron 80 mil litros de combustible distribuidos en 58 pipas de las cuales 38 estaban reportadas como robadas y 14 tenían el número de serie remarcado. El operativo se llevó a cabo en el rancho El Faisán, ubicado en el kilómetro 51 de la carretera Veracruz – Cuitláhuac.

Jorge Winckler Ortíz, Fiscal de Veracruz, agregó sobre el decomiso de una camioneta Pick up, Chevrolet, modelo 2001; dos fusiles AK-47; un fusil AR-15; un fusil M-4; una pistola Browning calibre nueve milímetros; diez cargadores para diferente armamento y 316 cartuchos útiles. En la rueda de prensa, estuvo presente Juan Camilo Castagné Velasco.

El 06 de mayo de 2017, elementos de la Policía Federal División Caminos repelieron un ataque de presuntos huachicoleros que pretendían liberar a dos detenidos por robo de combustible. En la refriega, uno de los detenidos perdió la vida.

Los hechos se registraron a la altura del kilómetro 68 de la carretera federal Acayucan-Sayula de Alemán, cuando agentes federales custodiaban una pipa con combustible robado y a dos presuntos delincuentes.

El 16 de mayo de 2017, elementos del Ejército Mexicano y Policía Federal aseguraron en Omealca, al centro de Veracruz, ocho camionetas con contenedores para el robo de combustible. Los contenedores, informaron las autoridades, transportaban más de 22 mil litros de gasolina.

El 19 de mayo de 2017, la Procuraduría General de la República (PGR) decomisó 109 mil 527 litros de combustible. El hallazgo, en el que participaron elementos de la Policía Federal se registró en una casa de seguridad ubicada en el municipio de Minatitlán, Veracruz. El combustible estaba repartido en 14 unidades, tractocamiones y cisternas, y un contenedor con capacidad para mil litros.
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario