domingo, 4 de junio de 2017

LA REVANCHA: Sola, EvaCadena cimbra al Dios Peje y a sus acólitos

Peor elección, nunca. Gane o pierda Delfina, o arrase el pejepartido en Veracruz, Morena anda en otra pista, cimbrado ante el escándalo, por los dineros y por las denuncias, la trama de los videos, los recursos que le allegan a López Obrador y los desvíos en el Congreso estatal.

Ahí los tiene Eva Cadena Sandoval. Acusados ante la Fepade, les imputa acciones fuera de la ley, usar dinero de la fracción parlamentaria de Morena y destinarlo a las giras y a la promoción del dueño de Morena, a su sueño de ser presidente de México.

Su revancha es inédita. La lleva a la Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales, este jueves 1, aportando evidencia del uso discrecional de las partidas económicas a manos del coordinador de la fracción parlamentaria, Amado Cruz Malpica, los bonos, el pago a asesores “fantasma” en el Congreso local.

Dije ahi entre grabadoras y cámaras, que los fondos de Morena en la Legislatura de Veracruz sirven para que Andrés Manuel López Obrador viaje y se promueva, lanzando sus arengas, llamando a los jarochos a votar contra la mafia en el poder, los que usan el dinero de todos para hacer fortuna y mantener privilegios.

Sirven esos dineros, también, para no dejar de pagar salarios de candidatos a ediles en Xalapa y Coatzacoalcos, que hasta antes del proceso electoral orbitaban en el entorno del diputado Cruz Malpica.

“Esos recursos —cuenta con su voz menuda Eva Cadena— los recibe el diputado Amado Cruz Malpica y tengo conocimiento pleno que se usan para actividades políticas y a las giras de Andrés Manuel López Obrador”.

Y cita dos nombres: Ivonne Cisneros Luján, candidata a síndica en Xalapa, y Benito Soriano Aguilera, aspirante a regidor quinto en Coatzacoalcos.

Dice más la diputada por el distrito 30 de Veracruz, el Coatzacoalcos Rural:

“Como diputada me opuse a que el dinero para el trabajo parlamentario se destinara a actividades de Morena, y por eso me convertí en la piedra en el zapato del diputado Amado Cruz Malpica y de la diputada Federal Rocío Nahle”.

De ahí derivó el escándalo. Enviada a contender por la alcaldía de Las Choapas, cuenta que Amado Cruz Malpica le sugirió que la “contactarían” empresarios amigos de la causa de Morena. Tendría financiamiento. Y todo quedó plasmado en las imágenes que la llevaron a enfrentar denuncias por delito electoral.

Sorprendida en dos videos —editados y fragmentados para ser emitidos en cuatro partes—, en que se le ve recibiendo fajos de dinero, proyectados por el periódico El Universal a partir del 24 de abril, Eva Cadena sigue sosteniendo que fue una trampa. Y que el “compló” se fraguó en el seno de Morena para echarla del Congreso de Veracruz.

Le puso Amado Cruz a empresarios que la contactaron, vía un primo suyo, presuntamente llamado Alexis García, y subrepticiamente fue grabada.

Hubo una primera entrega de 10 mil dólares —200 mil pesos— y 50 mil más en efectivo. Y el ofrecimiento de otros 5 millones de pesos para la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Eso había ocurrido el 6 de abril, en el hotel Terranova, en Coatzacoalcos. Dos días después, el 8, en Las Choapas, el Dios Peje la bendijo. ¿Es corrupta?, lo increpaban. Y él respondía con un ademán negativo. “Lo que diga mi dedito”, decía el Peje emulando a Capulina.

Una vez difundido el primer video, AMLO expresó que había sido un cuatro, una trampa. Y que detrás estaban el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el presidente Enrique Peña Nieto.

“Lo sé todo”, decía López Obrador como mirada castigadora en su propio video.

Pues sabía nada. Llegó el segundo video y ni se enteró. Y el tercero. Y el cuarto, en que se a Eva Cadena conminar a la mujer que le ofrece recursos para la campaña de López Obrador, los 5 millones “en dólares o en moneda nacional”, a que se remita con la diputada Rocío Nahle García y Amado Cruz Malpica, los buenos, los personajes indicados para allegarle los dineros al dueño de Morena.

Diría Eva Cadena que al saber de esa aportación y los 5 millones, su líder estatal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, la atajó: “Ni te metas. Tú no eres la gente indicada para eso”.

Pues no. Las indicada era Rocío Nahle. El indicado era Amado Cruz Malpica.

Sería embestida por Rocío Nahle, por Amado Cruz Malpica, por el diputado Cuitláhuac García, ex candidato al gobierno de Veracruz, que dio había ganado por 7 puntos sobre los primos Yunes, del PAN-PRD y del PRI, pero que no pudo demostrar.

Rocío Nahle acusó al diputado priista Erick Lagos Hernández, de ser quien le puso el dinero en las manos a Eva Cadena. Después, cuando en el cuarto video se menciona su nombre, señaló que fue la hermana del fiscal de Veracruz, Ana María Winckler, quien le entregaba el dinero.

Otra pifia de Rocío Nahle. Fue denunciada por Ana María Winckler, quien asegura no ha viajado a Coatzacoalcos en 10 años, no conoce a Eva Cadena, no había visto nunca 5 millones de pesos juntos.

Cuitláhuac García fue aún más directo: Ana María Winckler es quien dirige un operativo para golpear electoralmente a las bases de Morena. El operativo se denomina Tatahuicapan. Ana María Winckler, dijo el legislador, es aviadora en el sistema de Seguridad del gobierno de Veracruz. ¿Se lo podrá probar?

Algo le falla a la bola de cristal de AMLO. No supo el Peje que vendría una denuncia contra Morena. No intuyó que en ella acredita Eva Cadena el desvío de recursos, los bonos que entrega la administración del Congreso de Veracruz al grupo parlamentario y que son usados para sufragar los gastos de las giras de López Obrador en la entidad.

Nada supo y el Caso Eva Cadena, a tres días de la elección en Veracruz, en el Estado de México y varias entidades más, le detonó a Morena en las manos.

A las puertas de la Fepade, Eva Cadena fustiga:

“Tengo conocimiento pleno de que se destinan al financiamiento de las actividades políticas, y a las giras de su dirigente nacional, por instrucciones de la diputada Rocío Nahle, quien es la coordinadora de los diputados federales”.

Un día antes, el miércoles 31 de mayo, Eva Cadena habló ante la prensa. Reveló el desvío de recursos públicos para las actividades de López Obrador y el pago de salarios a candidatos a ediles que aún permanecen en la nómina del Congreso de Veracruz.

Ese día destrozó a Rocío Nahle. Pulverizó a Amado Cruz Malpica. Y admitió: sí fue “compló” pero desde el seno de Morena.

Lo hizo en el día en que concluían las campañas por las alcaldías. Lo hizo ante las elecciones del domingo 4, sabedora del impacto que tendría en tiempo electoral y no después.

Fuera de sí, Rocío Nahle se engalla. Fuera de sí, se engancha.

La toma al vuelo Ana Winckler, cuya denuncia ya camina en la Procuraduría General de la República, y en Facebook la exhibe: Es “corrupta y mentirosa, me calumnió y difamó

solo por el hecho de quererse limpiar el lodo que tiene encima y ahí si no pensó en TIZNAR a nadie”.

Amado Cruz Malpica niega que los bonos de Morena en el Congreso de Veracruz sean utilizados para pagar las giras del Dios Peje, que tenga algún primo de nombre Alexis García, el que sirvió de enlace con empresarios para aportar dinero a la campaña de Eva Cadena, cantidad que devolvió en el hotel Marriott y sostiene que las aportaciones de los legisladores se van a un fondo para las universidades de López Obrador.

Simultáneamente, el periódico Reforma divulga un recibo por el que la Junta de Coordinación Política del Congreso de Veracruz entrega un millón 200 mil pesos a Morena para gastos de la fracción parlamentaria y pago de asesores, correspondientes a abril de 2017. Al calce aparece el nombre de Amado Cruz Malpica. Sobre él, la supuesta firma de su asesor Benito Soriano. En abril debía estar separado del cargo para poder ser candidato a regidor quinto en Coatzacoalcos.

A Rocío Nahle la cita la Fepade y la divina se indigna. A Amado Cruz Malpica le cita la Fiscalía de Veracruz y se lo toma con calma. Pero nunca antes se había dado un escenario así.

Eva Cadena no dice todo. Hay otras pruebas. A detalle, en documentos, acredita el desvío de recursos. Es parte de su denuncia en la Fepade. Y es otra bomba.

Es su revancha. Es su respuesta a la embestida de Morena que le retiró la candidatura a la alcaldía de Las Choapas, su exclusión del grupo parlamentario en el Congreso de Veracruz y el linchamiento mediático.

Su revancha es respuesta a los alardes de pureza de Rocío Nahle, a la altivez de Amado Cruz Malpica, al escarnio y el linchamiento público y a las voces beligerantes de la militancia de Morena, los procaces pejezombies que se mueven entre la bajeza y el insulto, la broza que supone ser mejor que la mafia en el poder.

Nada disculpa a Eva Cadena, enredada en una trama de dinero en efectivo para Morena, pero lo suyo no es mayor que el desvío de recursos del Congreso para financiar las giras de López Obrador en Veracruz.

Peor elección, nunca. Va Morena con Delfina Gómez en el Estado de México, con lo mejor que trae en Veracruz, alardeando que este domingo 4 arrasará, pero mientras lo sacude el escándalo, los dineros y los desvíos, la simulación y los videos, las denuncias en la Fepade y la Fiscalía de Veracruz.

Sola, Eva Cadena cimbra al Dios Peje y a sus acólitos.

¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario