domingo, 7 de mayo de 2017

Repunta el Cártel del Pacífico con producción del "Cristal" en Sinaloa

La lucha entre las cuatro escisiones en las que se dividió el Cártel del Pacífico con la captura y extradición a Estados Unidos de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera alias "El Chapo" Guzmán, se da por el control en la elaboración de drogas sintéticas, cocaína, heroína y mariguana.

Para las Fuerzas Armadas, el Cártel del Pacífico en Sinaloa desplazó en la producción de metanfetaminas a organizaciones criminales como Los Caballeros Templarios, establecidos en Michoacán, y Los Rojos, en Guerrero.

La pureza que existe en el estado de Sinaloa es alta en la producción de cristal. En un inicio se tuvo como principal productor a Michoacán, actualmente Sinaloa es uno de los principales productores en elaboración de metanfetaminas y sobre todo de cristal”, afirmó el coronel de Infantería de Diplomado de Estado Mayor, Omar Díaz Alcaraz, comandante del 110 Batallón de Infantería instalado en Culiacán.

De acuerdo con informes del Mando Especial Badiraguato de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi) de la Procuraduría General de la República (PGR) una libra (453.592 gramos) de la droga sintética denominada cristal tiene un valor comercial de 25 mil pesos en México y de cinco mil dólares (alrededor de 95 mil pesos) en Estados Unidos.

Para el coronel Díaz Alcaraz, la pureza de la droga ha generado que este estupefaciente sea más solicitado en Estados Unidos, por ello el alza en su precio.

Por estadísticas que se tienen en PGR y la Secretaría de la Defensa Nacional, el costo promedio de cristal que se maneja por libra es de cinco mil dólares en frontera y en el área de producción se maneja hasta 25 mil pesos por libra”.

Tan sólo de enero a finales de abril de este año, elementos del Mando Especial Badiraguato han desmantelado 54 narcolaboratorios y cinco bodegas de almacenamiento de sustancias químicas, la mayoría de ellas en el municipio de Culiacán y en menor porcentaje en Elota y Cosalá.

El comandante Díaz Alcaraz refirió que la construcción de los laboratorios clandestinos se hace en mes y medio, por el traslado del material a lomo de bestias y en carretas de dos llantas, debido a las veredas de los montes.

Agregó que en la zona serrana se complica el traslado de los insumos, y reconoció que en los últimos años las organizaciones criminales han mejorado sus técnicas; por eso mismo ellos deben hacer más eficiente su trabajo.

El Cártel del Pacífico echa mano de ingenieros industriales, ingenieros civiles, personal capacitado en electricidad, hidráulicos, incluso en telecomunicaciones para construir un laboratorio clandestino en un periodo máximo de 45 días para tener un funcionamiento de seis meses y donde diariamente se producen de 100 a 200 kilos diarios de cristal.

De acuerdo con el Mando Especial Badiraguato, un laboratorio clandestino de 600 metros cuadrados puede producir 200 kilos de droga sintética que deja una ganancia diaria de 500 millones de pesos o de 38 millones de dólares en Estados Unidos.

El perfeccionamiento en el proceso de la elaboración de cristal, ice o cristal meth, se llevó a cabo en África y Hong Kong con el envío de ingenieros químicos-farmacéuticos a países asiáticos por el entonces líder de la organización criminal de Sinaloa, El Chapo Guzmán.

Para el Cenapi, las investigaciones que han realizado en torno al Cártel del Pacífico señalan que las triadas de Hong Kong, la 14K y la Sun Yee On, son sus principales proveedoras de materias primas para la producción de metanfetamina.

La alianza entre el Cártel del Pacífico y las triadas 14K y Sun Yee On fue exhibida en un reportaje de la prensa china a mediados de enero de 2014, donde se da a conocer detalladamente la operación Chapo-Triadas, tras un decomiso masivo en un laboratorio de metanfetaminas realizado en la ciudad de Guangdong Lufeng.

El cristal es una metanfetamina que lo mismo se puede fumar, ingerir en algún líquido, inyectarlo después de diluido o inhalarlo pulverizado.

La popularidad del cristal entre los jóvenes y la facilidad para producirlo pueden verse reflejadas en internet. Con ayuda de un buscador o en foros sobre drogas, no es difícil encontrar supuestas “recetas” para producir dosis personales.

Por ejemplo, en el portal español www.cannabiscafe.net hay usuarios que se aventuran a dar fórmulas para sintetizar drogas en su propia cocina. Pero a este tipo de comentarios no tardan en aparecer respuestas de otros que, con mayores conocimientos sobre química, desmienten que los procedimientos vayan a funcionar y advierten el enorme riesgo de intentarlos.

En la fabricación de drogas de diseño intervienen dos tipos de sustancias: una es el precursor, que en este caso se trata de efedrina o pseudoefedrina; la otra es el químico específico que produce la síntesis, además de otros catalizadores que intervienen en la reacción.

La efedrina y la pseudoefedrina por sí mismas no generan adicción ni alteran el estado mental. Se utilizaban comúnmente para fabricar antigripales, medicinas para tratar necrolepsia, déficit de atención e incluso obesidad.

Cabe recordar que en 2006 se endureció la regulación legal sobre la pseudoefedrina, ya que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) descubrió que al año había en el país alrededor de 30 millones de casos de infecciones respiratorias agudas, pero la cantidad de pseudoefedrina que se importaba era mucho mayor a la necesaria para tratar estos padecimientos.

Eso llevó a pensar que gran parte de los cargamentos se estaba desviando para utilizarlos en la producción de sicotrópicos. Después de aplicar un mayor control, las importaciones se redujeron de 216 toneladas en 2004 a 70 en 2006, es decir, 32 por ciento.

Entre los activos utilizados para hacer reaccionar la efedrina están sustancias tan caseras como el amoniaco, acetonas, blanqueadores, sosa cáustica y hasta litio sacado de baterías. Algunos usan acetato de plomo, por lo que un error en producción provoca una droga contaminada con el plomo que causa envenenamiento al consumidor.

Químicamente, el cristal es 3,4-metilendioxianfetamina, abreviado como MDA, o clorhidrato de metanfetamina.

El químico farmacobiólogo Eduardo Reynoso Camargo explica que todo empezó con la manipulación de las anfetaminas de uso común en los años 60 para inhibir el apetito. “Comenzaron a jugar con la molécula y de los diferentes tipos que obtenían, que se llaman metabolitos, descubrieron que éstos tenían un potencial mayor de alterar los sentidos”.

Como otras drogas sintéticas, el ice altera el sistema nervioso central, pero sus efectos son más rápidos y contundentes. La razón está en su estructura química, ya que la molécula de metanfetamina penetra más fácilmente en el cerebro y actúa directamente sobre él. Después de consumir, se comienza a acumular un neurotransmisor natural llamado dopamina que acelera las funciones cerebrales.

La persona se desinhibe, habla más, se siente eufórico. No importa si estaba cansada, el sueño se va y se siente llena de energía. Está excitada, y en caso de una relación sexual, tendrá mayor rendimiento, por lo que su consumo se ha asociado comúnmente con la sexualidad.

Pero el “viaje” no dura para siempre y el consumo de cristal a la larga trae numerosos efectos. La estimulación constante de las células cerebrales termina por dañarlas y puede reventar algunos vasos sanguíneos. Aumenta los latidos del corazón hasta la arritmia, adelgaza las venas y aumenta la presión.

Hace las funciones gastrointestinales más lentas, por lo que desaparecen el hambre y la sed. Después de horas sin tomar agua, el cuerpo se va deshidratando. Se secan los labios, hay menos saliva y comienzan a acumularse ácidos que destruyen el esmalte. Unido a la falta de irrigación sanguínea, el tejido se daña y finalmente es la boca una de las partes del cuerpo donde más se notarán los estragos del cristal.

Los huesos sufren descalcificación, se vuelven débiles. El hígado y los riñones que trabajan en cada consumo para descomponer la droga y asimilarla, se van desgastando en este esfuerzo y cada vez la procesan de peor manera. Las sustancias dañinas pasan directamente a la sangre y con el tiempo aumenta el riesgo de una intoxicación.

En la psique no todo es bienestar con el consumo de cristal. El exceso de energía también puede conducir a reacciones violentas, irritabilidad y nerviosismo. De la euforia se pasa a la ansiedad, a acciones compulsivas como arrancarse el pelo. Después, ésta deriva en paranoia, miedo y depresión. Incluso después de un tiempo sin fumar la droga, los síntomas pueden prevalecer hasta hacer pensar en el suicidio.

A la par de la elaboración de las metanfetaminas, el Cártel del Pacífico procesa en sus laboratorios clandestinos la heroína, que saca de la goma de opio de los cultivos de amapola que se siembra en la zona serrana del Triángulo Dorado y que tiene un costo —según el Cenapi— de 35 mil dólares por kilo.

Una hectárea de amapola puede producir goma de opio suficiente para elaborar un kilo de heroína. Las investigaciones realizadas por inteligencia militar del Mando Especial Badiraguato señalan que los laboratorios clandestinos logran producir más de 20 kilos de heroína al día.

Del 1 de enero al 21 de abril de este año, los integrantes del Mando lograron erradicar 25 mil plantíos de amapola que se reflejarían en 25 mil kilos de heroína que se repartirían en México y Estados Unidos.
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario