lunes, 24 de abril de 2017

Tamaulipas: La disputa por el control del estado en 5 Ciudades bajo fuego y sangre por el CDG y Los Zetas


Pese a los golpes asestados por las fuerzas federales al cártel del Golfo y a Los Zetas, la violencia no cesa en Tamaulipas, porque diez células delictivas de ambas organizaciones se disputan el control del estado, guerra que se concentra en cinco municipios.


La disputa se registra en Nuevo Laredo, Tampico, Ciudad Reynosa, Matamoros y Ciudad Victoria.

A finales de la década de los 90, el ex líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, El Mata amigos, creó una estructura que impactó el país, porque a través de su entonces brazo armado Los Zetas cambió el panorama del crimen organizado.

Además del tráfico de drogas, que era el negocio principal, el cártel se diversificó y comenzó a secuestrar empresarios, robar hidrocarburos, cobrar derecho de piso a los comerciantes, plagiar y asesinar migrantes, delitos que hasta la fecha siguen cometiendo y que los dos grupos buscan controlar. Cárdenas Guillén fue señalado de colombianizar México.

De acuerdo con información del Secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de la PGR y registros de 2007 a la fecha en Tamaulipas han sido ejecutadas 2 mil 757 personas.

Asimismo, se han localizado 200 cuerpos en 48 fosas clandestinas, y se han perpetrado mil 284 secuestros y mil 459 extorsiones.

En los últimos diez años, la PGR ha documentado que se localizaron 2 mil 985 tomas clandestinas en ductos de hidrocarburos, y el Ministerio Público aseguró mil 959 vehículos.

De igual manera, es la entidad donde más efectivos del Ejército han perdido la vida, ya que del 1 de diciembre de 2006 al 1 enero del presente año, han muerto 118 soldados de los 492 que se registran en diez años de guerra contra el narcotráfico, lo que representa 23.7 por ciento de las víctimas.

Los municipios y lugares donde cayeron los soldados son Aldama, Ciudad Reynosa, Miguel Alemán, Ciudad Reynosa, Ciudad Victoria, Los Comales, Ciudad Mier, Nuevo Laredo, San Fernando, Altamira, Matamoros, Río Bravo, Tampico, Abasolo, Villagrán, Santander Jiménez, Hidalgo, Valle Hermoso, Güémez, Ciudad Guerrero y Camargo.

Durante el último año, el reforzamiento del personal del Ejército y la Marina en Tamaulipas permitió la desarticulación de 15 células de los cárteles del Golfo y Los Zetas.

En mayo de 2016, los informes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) y del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi) de la PGR daban cuenta de la existencia de las siguientes células criminales:

Del cártel del Golfo: Los Metros, Rojos, Grupo Lacoste, Grupo Dragones, Grupo Bravo, Grupo Pumas, Grupo de Apoyo Ceros, M3, Los Fresitas, Los Sierra, Los Pantera, Ciclones y Los Pelones.

De Los Zetas:Sangre Zeta, Grupo Operativo Zeta, Comando Zetas, El Círculo, El Extranjero, Unidad Zeta, Néctar Lima, Grupo Delta Zeta, Fuerzas Especiales Zeta y cártel del Noreste, células que tenían presencia en Coahuila, Nuevo León, Guanajuato, Tabasco y Quintana Roo.

Sin embargo, el más reciente informe de la Seido y del Cenapi, con fecha 30 de marzo de 2017, indica que 15 células fueron desarticuladas y que solo operan las siguientes:

Del cártel del Golfo: Metros, con zona de operación en Reynosa; Rojos, en Matamoros; Grupo Dragones, Tampico; Los Fresitas, que operan en todo el estado; Los Ciclones, también en toda la entidad; Los Pelones y Talibanes, que tienen operaciones en Quintana Roo.

Se logró desarticular a siete células: Grupo Lacoste, Grupo Bravo, Grupo Pumas, Grupo de Apoyo Ceros, M3, Los Sierra y Los Pantera.

Mientras que Los Zetas operan actualmente en todo territorio tamaulipeco con solo tres células: Grupo Operativo Los Zetas; Grupo Operativo Zetas y Fuerzas Especiales Zetas.

Las fuerzas federales acabaron con ocho grupos ligados a Los Zetas: Sangre Zeta, Comando Zetas, El Círculo, El Extranjero, Unidad Zeta, Néctar Lima, Grupo Delta Zeta y cártel del Noreste.

El pasado sábado, las fuerzas federales abatieron en enfrentamientos en Tamaulipas, a dos líderes de ambos cárteles: Julián Manuel Loisa Salinas, El Comandante Toro, líder del cártel del Golfo en Reynosa, y Francisco Javier Carreón Olvera, Pancho Carreón, capo de Los Zetas Vieja Escuela.

Estos hechos desataron 32 bloqueos, así como decenas de incendios, situación que llevó a decretar el virtual toque de queda en Ciudad Reynosa.

Alrededor de las 5 de la mañana del sábado, el gobierno municipal lanzó la alerta de semáforo rojo a través de redes sociales para informar a la población de situaciones de riesgo, por lo que llamó a “resguardarse y tomar precauciones”.

Muerto El Comandante Toro, el liderazgo temporal de los golfos puede recaer en los jefes regionales Víctor Manuel Pérez Rico, Pantera 16, y Héctor Crescencio de León Fonseca, R3, quien fue liberado en febrero de 2016.

Uno de los dirigentes visibles de Los Zetas es Juan Gerardo Treviño Chávez, El Huevo Junior, de quien se dice es sobrino de Miguel Ángel Treviño Morales, El Z40.

Cuando el general Jesús Gutiérrez Rebollo fue nombrado titular del entonces Instituto Nacional de Combate a las Drogas, en 1996, varios militares fueron enviados a las bases de intercepción terrestre. Los soldados habían recibido capacitación en EU e Israel.

En 1999 se reportaron bajas en el Ejército, ya que el personal empezó a ser corrompido por el líder del cártel de Golfo, Osiel Cárdenas, quien creó al grupo de sicarios Los Zetas, dirigido por Arturo Guzmán Decenas, El Z1.

El Buró Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés) alertó que el brazo armado del cártel del Golfo controlaba a miembros de las organizaciones criminales de la Mexican Mafia, Texas Syndicate, MS-13 y Hermanos Pistoleros Latinos, en territorio estadunidense. Los Zetas fueron catalogados por EU como un grupo paramilitar.

¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario