martes, 11 de abril de 2017

“El Franky”, empresario y prestanombre de Duarte ya era mencionado desde 2012 como enemigo de Los Zetas


Los Zetas pagan una nómina de 30 millones de pesos al mes a policías ministeriales y municipales de Veracruz y, además, reclutan a empleados de Pemex para robar hidrocarburos, de acuerdo con el testimonio de uno de los líderes históricos del cártel. Tras ser capturado el 12 de diciembre del año 2012 en Córdoba, Raúl Lucio Hernández, "El Lucky", entonces jefe regional de Los Zetas en el centro del País, sostuvo una entrevista privada con oficiales de la Armada en la que señaló como uno de sus enlaces con el Gobierno de Veracruz a un funcionario al que sólo identifica con el apellido de Lagos.

En el directorio de la Administración estatal, el único funcionario con ese apellido es Érick Lagos Hernández, quien, hasta enero, fue subsecretario de Gobierno de Veracruz y actualmente funge como diputado federal del PRI.

En su testimonio, rendido ante la SIEDO el 13 de diciembre, "El Lucky" refiriò que Los Zetas reclutaban a empleados de las propias instalaciones de Pemex para robar hidrocarburos, pues conocen a detalle la infraestructura de la empresa, horarios y ubicación de los ductos menos vigilados.

Hernández asegurò que su banda tenìa en Veracruz un grupo denominado Los Guachicoleros, que se encarga de ordeñar los ductos, además de investigar a otras personas que roban combustible para cobrarles "derecho de piso".

"El puerto de Veracruz es el municipio donde más droga se estaba vendiendo hasta que sucedió lo de 'Los Zetas' que aparecieron muertos en el puerto, hasta ese entonces se calentó la plaza y dejamos de vender por orden mía, ya que les dije a la gente que se saliera de allí, que dejaran de vender hasta que terminara el operativo de Marina y los militares.

"La venta disminuyó debido al operativo implementado por las autoridades, además de que entra el Cártel de Jalisco Nueva Generación-'Matazetas', lo que nos impidió trabajar, ya que hubo muchas ejecuciones", relató "El Lucky" en una entrevista que sostuvo con infantes de la Armada, previo a que lo entregaran a la SIEDO.

Hasta antes de que abandonaran el puerto, contó, el lucro de Los Zetas era redondo: tan sólo de la venta de cocaína, obtenían 35 millones de pesos al mes, que servía para pagar una "nómina" de 30 millones en toda la entidad, es decir, un millón de pesos al día.

Durante el interrogatorio, incluido por la PGR en la indagatoria PGR/SIEDO/UEIDCS/539/2011, detalla que los encargados de la ordeña eran, en Coatzacoalcos, "La Comadreja" y "El Pinocho"; en Cosamaloapan, "El Negrillo", y en Poza Rica, "El Oaxaco" y "El Chaparro", sujetos cuya identidad investiga la Procuraduría.

Uno de los hombres que fue detenido con "El Lucky", Cristóbal Salinas Vallejo, "El Gato", contó a las autoridades que el robo a autotransportes era un negocio en el que también contaban con la complicidad de los traileros.

Sin embargo, el ingreso por hidrocarburos no es el giro más rentable para la banda, pues, de acuerdo con Hernández, sus narcotienditas en todo Veracruz les redituaban 35 millones de pesos al mes.

Poco antes de la captura del "Lucky", el número dos de Los Zetas, Miguel Treviño "El 40", estaba interesado en un veracruzano identificado como "Franklin" o "Frankli", ya que sospechaban que rentaba casas de seguridad al Cártel de Jalisco Nueva Generación.

"El Lucky" sostuvo la conversación con Treviño en el messenger de su Blackberry Curve 9300, donde "El 40" aparece identificado con siete signos de exclamación seguido de la letra "p" minúscula.

Los Zetas hablaron de varios datos que debían investigar de este potencial enemigo: si era o no compadre del Gobernador de Veracruz, propietario de un ingenio y si estaba ubicado en Córdoba, pero a "El Lucky" ya no le alcanzó el tiempo porque fue capturado.

De acuerdo con la investigación de la PGR, "El Lucky" preparaba una contraofensiva para recuperar el puerto y para ello acopiaba un arsenal voluminoso en Córdoba; sin embargo, los marinos acabaron con sus propósitos.  

Hoy en dìa cuando el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa se encuentra pròfugo de la justicia por crimen organizado y se investiga su red de complicidades, Francisco García González “El Franky”, aparece como uno de sus prestanombres favorito, el mismo Franky quien desde el año 2012 Los Zetas investigaban por rentarles casas de seguridad al Cartel de Jalisco Nueva Generaciòn.

José Francisco García González, mejor conocido como El Franky García fue parte de la red de complicidad de Javier Duarte de Ochoa y uno de los que màs se enriqueciò, finalmente accediò a apoyar a la PGR en la investigaciòn en contra de Duarte de Ochoa.
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

0 comentarios :

Publicar un comentario