lunes, 27 de marzo de 2017

"Mi papi recibiò 3 plomazos de los matones de Pascual", narra con làgrimas escurrièndole


“Recibió mi papi 3 impactos de bala, yo creo que no era la forma en que le tocaba morir, pero murió por lo que estaba luchando”, expresó Yahaira Alfaro Zavala hija de don Margarito Alfaro, una de las dos víctimas de muerte durante el enfrentamiento entre trabajadores y disidentes de Tamsa, ocurrido el pasado viernes.

Don Margarito laboró 22 años en la empresa de tubos más importante de México, pero desde hace 18 años fue despedido de manera injustificada, según señaló su hija, no recibió su liquidación que por ley le corresponde, por lo que se unió junto a otros 500 disidentes al movimiento encabezado por José Carlos Guevara Moreno, alias “el profe”, quien ha buscado sustituir a Pascual Lagunes de la dirigencia sindical desde hace poco más de dos décadas.

Yahaira asistió a la marcha que las esposas y familiares de los disidentes realizaron esta mañana en el puerto de Veracruz para exigir justicia, fue la única de su familia que acudió, pues para ella es importante seguir luchando por los ideales de su padre, para que su muerte no haya sido en vano.

Margarito dejó a tres hijas, a su esposa y cuatro nietos solos, ahora tendrán que trabajar el doble, pues aunque era poco, don Margarito aportaba para el gasto familiar, “mi papá se sustentaba con un trabajo extra, pero la verdad íbamos al día con el bajo sueldo”.

La hija de uno de los asesinados en la revuelta del la madrugada del pasado viernes, aseguró que su padre después de tantos años de lucha, pensó que el conflicto sindical se había resuelto con la toma de nota del El Profe como nuevo líder sindical, sin embargo no fue así.

“Estaba el muy apasionado porque ya se iba a solucionar este conflicto, estaba muy muy motivado, pero desgraciadamente le tocó la de malas y ya no pudo ver ese triunfo, pero primeramente Dios, esperemos que se dé”.

La familia de don Margarito se enteró de su muerte a través de un mensaje de whatsapp, Yahaira aseguró que ninguna autoridad los contactó para darles a conocer el deceso de su padre, “empezaron a mandar imágenes de las personas lesionadas y de los fallecidos y ya en una que recibí yo, me tocó verlo con sus características y más tarde me dijeron que si era él”, fue la esposa del finado quien acudió a reconocer el cuerpo.

“Mi papá nada más llevaba un palo, fue lo único, pero lo que yo sé, del otro contra si llevaban calibres y balas que fueron las que lo mataron”, aseguró la hija de don Margarito.

Elsa Melo, esposa de un disidente apoyó la versión de Yahaira, asegurando que fueron sicarios de Pascual Lagunes, los que agredieron a los integrantes de movimiento encabezado por “el profe”.

“Es mentira lo que Pascual salió a declarar, que nosotros también íbamos armados y eso no es cierto, aparte el montón de sicarios que llevó ese día iban encapuchados y llevaban armas de alto poder, ustedes creen que nosotros vamos a tener armas de alto poder, no señoras nosotros nada más conseguimos palos y piedras para nuestros esposos, es lo único que tenían para defenderse”

Al borde de las lágrimas, doña Elsa intentó narrar los momentos de angustia que su esposo y compañeros sufrieron el día de la trifulca, aseguró que las bajas fueron del lado de los disidentes, reiteró que ningún trabajador de Pascual Lagunes resultó herido.

“Si ustedes escucharan sus crónicas de ellos, se pondría usted a llorar porque esa gente no tenía con qué defenderse; cuando ellos querían recoger una piedra, les llovían balas y tenemos aquí compañeros que han sobrevivido al embate y que ellos sentían lastima de ver a toda esa gente tirada en el suelo herida y sin poder hacer nada porque si alguien se acercaban a quererlos resguardar, los rafagueaban, entonces la gente tenía que dejar a los pobre heridos tirados”.

Acusó, como el resto de las esposas y familiares de los disidentes que se manifestaron, que las autoridades no han intervenido en este conflicto laboral y los culpó por las muertes y heridos que resultaron del enfrentamiento del pasado viernes.

“Las autoridades se hicieron ojos de hormiga, no se presentaron, además la Cruz Roja y toda la gente que tenía que brindar el apoyo llegaron tardísimo, algunas vidas se hubieran logrado salvar pero no llegaron dos horas después y eso no es justo. De qué se trata, qué quiere el gobierno, más derramamiento de sangre, nosotros queremos justicia”, dijo con voz entrecortada.

Así ellas y el resto de los participantes de la marcha, recorrieron las calles del centro histórico de Veracruz para clamar justicia y la destitución de Pascual Lagunes.
¡ CONTENIDO RELACIONADO, DALE CLICK!

1 comentario :

  1. Deberían de informarse antes de publicar una nota así.. el grupo del profe también llevaba armas no sean tontos y dejen de creer las mentiras que les dice si su toma s nota fuera legal no tenía que ir como rata a media noche al cindicato.

    ResponderEliminar