martes, 8 de noviembre de 2016

JavierDuarte y su PANDILLA tambien SAQUEARON Casa Veracruz

Xalapa, Veracruz.- Los alcaldes panistas y perredistas que han ocupado la Casa Veracruz se han llevado una impactante sorpresa al percatarse que el recinto también fue saqueado por Javier Duarte de Ochoa y su banda, y en su huida cargaron con aparatos como computadoras, televisores, muebles, cuadros, joyería y hasta colchones. 

No ha quedado un solo espacio de la residencia oficial que no haya sido tocado por los saqueadores “prósperos”. 

Sólo dejaron los muebles viejos, y la vajilla oficial con el escudo de Veracruz, así como cubiertos de platas y copas de fino cristal. 
Por fortuna, la sala de proyecciones del Salón Yanga quedó intacta, pues proyectores y otros aditamentos quedaron en su lugar, pero otras áreas fueron desvalijadas. 

La cava de Duarte de Ochoa desapareció; de allí se llevaron botellas de Petrus, Vega Sicilia, y champaña Moet & Chandon, y otras de similar calidad. Vaya que la pandilla duartista se llevó cuanto pudo.

La toma de la residencia oficial del Gobernador por parte de alcaldes que exigen pago de recursos federales, puso al descubierto el desmantelamiento de este recinto que en otros tiempos fue admirado por su menage.

En Casa Veracruz hasta las pantallas de televisión desaparecieron, de las obras pictóricas que fueron regaladas por varios artistas solo quedan los clavos de los cuales colgaban.
El lugar en donde el ex gobernador y prófugo de la justicia, Javier Duarte de Ochoa y su familia habitaban, fue prácticamente saqueado y ahora sólo son visibles los muebles viejos, oxidados, roídos, que decidieron dejar.

En el comedor aún es posible observar la vajilla “oficial”, con el escudo de Veracruz en porcelana blanca y acompañada de cubiertos de plata y finas copas de cristal.
Los magníficos candelabros aún cuelgan del techo y hacen un contraste extraño con los muebles roídos abandonados por los ex inquilinos.

En los jardines las orquídeas, conejos y pavorreales son muestra del lujo con el que vivía el ex mandatario hoy buscado por la Procuraduría General de la República (PGR), pues la hermosura de sus jardines contrasta con las pequeñas viviendas que se ubican cerca de la colonia 2 de Abril.
Al final del jardín se divisa una palapa habilitada como desayunador para la familia; el sonido de las aves invita a disfrutar de este lugar. Un columpio inmóvil en espera de ser usado, cuelga de un árbol frondoso.

Apenas la barda perimetral pone distancia entre este que alguna vez fue el hogar de Duarte de Ochoa y que ahora es el lugar en donde los alcaldes panistas y perredistas mantienen su campamento, y sus vecinos.
En un anexo de Casa Veracruz se encuentra una sala de cine habilitada con la más moderna tecnología de sonido, una pantalla grande, butacas cómodas y hasta una máquina de palomitas que dejaron olvidada. La cabina de proyección y los baños, son parte de la estructura.

En un espacio aledaño queda la madera que sostenía a cientos de vinos que también desaparecieron; la cava del ex mandatario estaba constituida por cientos de botellas de las cuales sólo queda el polvo.
Mientras los alcaldes esperan dentro del recinto, sus huestes aguantan el frío en las banquetas, se juntan debajo de una carpa blanca instalada como comedor, en donde han llegado tacos de barbacoa y se encendió un comal para calentar tortillas a mano.

La espera por los 2 mil 300 millones de pesos que les deben a los Ayuntamientos panistas y perredistas es larga, y la esperanza de que aparezca el gobernador interino Flavino Ríos Alvarado se desnavece al saber de su intención de "gobernar" desde su domicilio particular.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

ES LO MENOS QUE SE PODIA ESPERAR DE ESAS BOLA DE CULEROS. Y LO QUE FALTA POR SABER, PORQUE AUN ESTAN INCRUSTADOS ESOS PILLOS EN VARIAS DEPENDENCIAS DE GOBIERNO, A LAS QUE ESTAN SAQUEANDO A SUS ANCHAS. LA FISCALIA DEL ESTADO. SSP. LA DIRECCCION DE PREVENCION Y REINSERCION SOCIAL, TRANSITO DEL ESTADO. CONTRALORIA. EL PALACIO DE GOBIERNO, ETC,ETC, CONTINUA EL SAQUEO, AHORA ORQUESTADO POR FLAVINO RIOS.

Publicar un comentario