martes, 8 de noviembre de 2016

Exigen libertad para 3 mujeres de Veracruz, víctimas de tortura sexual y presas


La próxima semana el Juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Veracruz, mediante una sentencia de primera instancia, decidirá sobre la situación jurídica de Denis Blanco, Korina Utrera y Wendy Hernández, mujeres veracruzanas sobrevivientes de tortura sexual y quienes padecen desde hace cinco años un proceso penal injusto basado en pruebas ilícitas que las mantiene en prisión.

Las tres mujeres se incorporaron a la compaña “Rompiendo el Silencio. Todas juntas contra la tortura sexual”, iniciada por las sobrevivientes de tortura sexual en el operativo policial de San Salvador Atenco en mayo de 2006, quienes actualmente litigan su caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). En la campaña se encuentran documentados 19 casos de mujeres torturadas sexualmente por distintos agentes de seguridad.

El 27 de agosto de 2011, Denis, Korina y Wendy fueron detenidas ilegalmente en Villahermosa, Tabasco, por elementos de la Marina Armada de México y llevadas a una instalación militar en Veracruz. Durante las 36 horas que estuvieron arbitrariamente retenidas fueron víctimas de tortura, incluyendo tortura sexual en razón de género y debido a su orientación sexual - por ser lesbianas-, con la finalidad de obtener una confesión autoinculpatoria y de involucrar a personas que no conocían en la comisión de diversos delitos.

A los golpes, humillaciones, asfixia, toques eléctricos, abuso sexual y violación se sumó la incomunicación y tardanza en la puesta a disposición ante las autoridades competentes; además fueron llevadas ante la Procuraduría General de la República (PGR) en Veracruz y no en Tabasco, donde fueron detenidas. Las tres sobrevivientes fueron señaladas ante los medios de comunicación como pertenecientes a un grupo delictivo en un proceso lleno de irregularidades e integrado por pruebas ilegales basadas en la detención arbitraria y tortura sexual.

Cabe recordar que en el Informe del Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes de las Naciones Unidas, Juan E. Méndez, sobre su visita a México, se señala su preocupación por “el uso de la violencia sexual como forma de tortura, principalmente respecto a mujeres detenidas”. El informe indica que la mayoría de los casos de tortura sexual no han sido investigados ni sancionados.

Las organizaciones que las acompañamos solicitamos que las pruebas ilícitas sean excluidas y que, consecuentemente, el juez absuelva a Denis, Korina y Wendy ordenando su inmediata libertad y declarando la existencia de tortura, detención y retención arbitrarias.

0 comentarios :

Publicar un comentario