miércoles, 5 de octubre de 2016

LEVANTAN otros 4 jóvenes en VELORIO de 4 EJECUTADOS de LaRuana: 2 son MUJERES


Otros cuatro jóvenes fueronlevantados” anoche tras asistir al velorio de Wilivaldo Hernández, Jesús Ayala Aguilar, Adán Valencia y Jesús López Urbina, quienes formaban parte del grupo evangelizador Arcoíris  en La Ruana, Mich. y localizados sin vida ayer con signos de violencia sobre la carretera Apatzingán-Buenavista, en el tramo que va hacia la comunidad de San Juan de Los Plátanos.


El sacerdote Segura difundió el siguiente mensaje, en el que se denuncia el nuevo hecho de violencia vinculado con el caso de los jóvenes religiosos masacrados:

“Oiga ayuda por favor, anoche se llevaron a mi muchacha y a su amiga con dos muchachos más, son cuatro jóvenes desaparecidos. Fueron al velorio de los muchachos asesinados; ya no regresaron por favor oiga vengan a La Ruana, ayúdenos a que pare esta matazón, saquen esa gente asesina de aquí. Mire lo último que me dijo mi niña fue lo de la Tacoma roja qua anda aquí, me dijo que es la que levantó a los muertitos, dicen que fueron a lavarla a un lavado y traía mucha sangre, y después se fue para el velorio y no regresaron, tampoco su amiga ni los otros muchachos; fuimos su casa pero los están buscando también”.

Al respecto, el fundador y líder de las autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora, responsabilizó a Luis Antonio Torres, El Americano y al grupo delincuencial que supuestamente dirige, denominado H-3, por el secuestro y asesinato de los jóvenes.

Detalló además que uno de los jóvenes, Jesús Ayala Aguilar, se acababa de dar de baja de las autodefensas para seguir en su grupo religioso. Además, comentó que el joven perdió a su padre, también autodefensa, en una balacera en diciembre de 2014 contra el grupo de El Americano, en la cual también murió un hijo de Hipólita Mora.

El secuestro y asesinato de los religiosos ha causado conmoción en La Ruana, ya que se identificaba a los jóvenes como “calmados, tranquilos y sin vicios”.

El cura José Luis Segura comentó a la cadena Univisión de los riesgos de vivir en esa zona y que constantemente él era amenazado por el crimen organizado, quienes hasta con canciones iban afuera de la parroquia a intimidarlo, y por ello se le reubicó a la ciudad de Apatzingán, a la capilla de Presa del Rosario.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

YAAAAAA, BASTA!!!, por Dios, hasta cuándo????, NI SE IMAGINAN, DE VERDAD, TODO LO QUE SUFRIRAN CUANDO SE DESPIDAN DE ESTE MUNDO, TODAS ESAS PERSONAS QUE HACEN DAÑO A SU PROJIMO, DIOS NO TENDRÁ PIEDAD, ASI, COMO ELLOS NO HAN TENIDO!!, NO QUIERO ESTAR NUNCA, JAMAS EN SUS ZAPATOS.

Publicar un comentario