jueves, 22 de septiembre de 2016

Veracruz: Taxistas en el Sur, EN LA MIRA DE LA DELINCUENCIA

Veracruz.- En el trimestre reciente, han sido asesinados cinco taxistas en el distrito judicial de Acayucan y al menos diez, privados de la libertad, asaltados o baleados en los últimos cinco meses, convirtiéndose en uno de los oficios de mayor riesgo en esta región. 

La madrugada de ayer, uno de ellos fue asesinado en la calle Belisario Domínguez en el barrio San Diego, mismo que permanece en calidad de desconocido. Conducía el taxi número 1524. 

Al medio día de este miércoles, permanecía en calidad de desconocido en el anfiteatro de Acayucan. Nadie ha acudido a reclamarlo o identificarlo. El 20 de julio pasado, en Aguilera, congregación de Sayula de Alemán, fue asesinado Jorge Amador Aguilar 

Martínez para presuntamente despojarlo de su taxi, el numero 185 de Sayula. La semana pasada la unidad fue encontrada abandonada en la carretera Transístmica. 

Cinco días después, Julio César González Salas, alias El Flaco, perdió la vida cuando sujetos le dispararon en la calle Altamirano casi esquina con Manuel Acuña del barrio Zapotal. La disputa en el transporte ilegal de indocumentados, se dijo fue la causa. 

Manejaba el taxi 1203 de Acayucan. 

La cacería contra taxistas alcanzó el 15 de septiembre. 

En La Lima, municipio de San Juan Evangelista, fue encontrado el cuerpo de Héctor Aristeo Patraca Mendoza, de 35 años de edad, con domicilio conocido en la cabecera municipal de Sayula de Alemán, el cual fue privado de la libertad en Acayucan cuando conducía el taxi número económico 192 de Acayucan, mismo que fue encontrado cerca de la Cruz del Milagro, en el municipio sayuleño. 

Al siguiente día, en la prolongación de la calle Miguel Hidalgo de la colonia Magisterial fue asesinado Agustín Rosas Garduza, de 41, con domicilio en el barrio Santa Cruz, de la cabecera municipal de Soconusco, tras ser víctima de un ataque a balazos contra tres pasajeros que viajaban en la unidad 940 que él manejaba. 

Otros ruleteros han salvado la vida.

En abril de este año, en la avenida Juan de la Luz Enríquez, fue herido a balazos el taxista Eduardo Méndez Hernández, de 38 años de edad. 

El 11 de ese mismo mes, José Luis Tomás Flores fue golpeado al ser víctima de un robo con violencia en la calle Ocampo casi esquina con Allende, en el centro de Acayucan, cuando manejaba el taxi número 31 de Oluta. 

El objetivo era su pasajera, a quien despojaron de 150 mil pesos. 

La violencia continuaría hacia el 30 de mayo, el conductor de la unidad 970 de Acayucan, Isaías Pérez Domínguez, fue privado de la libertad en la carretera que conduce a Dehesa. 

Dos semanas después fue liberado por sus captores. Eduardo Martínez, quien vive en Acayucan y conducía el taxi 1324 fue asaltado en la colonia Nueva 

Esperanza de Sayula de Alemán, el 8 de junio de este año. Dos sujetos lo atracaron. Uno de ellos fue detenido pero liberado por falta de pruebas para procesar. 

El 19 de junio en la Unidad Deportiva Vicente Obregón, en un robo con violencia, menores de edad hirieron con una pistola de salva a Omar Ramírez Cipriano, conductor del vehículo de transporte público 484. 

Los infractores fueron detenidos, pero luego dejados en libertad por el perdón del mismo chofer. 

TAXI SEGURO, UN FRACASO 

Desde hace al menos tres años se ha intentado implementar en Acayucan el programa Taxi Seguro. 

Para ello se requería que los ruleteros se inscribieran dentro del programa de Registro Estatal de Conductores (REC), pero la mayoría lo ha ignorado. 

Han sido muy pocos los que han acudido a la delegación de Transporte Público a realizar ese trámite que les concede un tarjetón que deberían mostrar al usuario. 

La misma autoridad no los ha obligado a estar en ese padrón, pese a ser requisito para poder operar. El constante cambio de delegados y el temor a las organizaciones sindicales, el principal motivo. 

0 comentarios :

Publicar un comentario