miércoles, 14 de septiembre de 2016

Érick Lagos, el màs sucio de todos


De un expediente en la secretaría de la Defensa Nacional, campo La Boticaria, que tenía por sus malas amistades, el diputado federal, Érick Lagos Hernández, se convirtió en uno de los electores para el reparto de las curules unis y pluris del PRI. 

De amigo de “El Lucky”, el ex jefe Zeta internado en el penal de Almoloya, primero, y ahora en el penal de Papantla, que así lo declarara según nota publicada en el periódico Reforma, Érick Lagos mudó en el litigante político de Fidel Herrera y Javier Duarte para distribuir las candidaturas a la LXIV Legislatura entre las elites priistas, y en donde de paso se despachó con la cuchara grande. 

Del último amigo que hablara con el arquitecto José Cristhian Morales Carreto en la madrugada aquella de su desaparición en Xalapa, Érick Lagos fue el primero en tenderse al piso de Héctor Yunes Landa una vez elegido candidato priista a gobernador, con toda la desfachatez y cinismo del mundo, porque antes en la contienda interna lo intrigaba y calumniaba y difamaba. 

De malora que fuera en su vida pública estudiantil en la facultad de Leyes de la Universidad Veracruzana, tiempo aquel cuando con Freddy Ayala se disputaban a Anahí, Érick Lagos cree que cortejando a Héctor Yunes puede salvarse, primero, de ser enviado a la cárcel como ha anunciado el Yunes rojo que hará con “los políticos pillos y ladrones”, pero además, que en un descuido pueda hasta convertirse en su favorito para la candidatura a gobernador de seis años en el año 2018. 

Satanizado, incluso, por la esposa del góber fogoso por los servicios especiales prestados a Fidel Herrera, Érick Lagos tuvo carrera descollante con Fidel y Duarte, que lo llevara a la curul local, a la presidencia del CDE del PRI, a la subsecretaría y secretaría General de Gobierno, a la antesala de la candidatura a la sucesión y al Congreso de la Unión y a la coordinación de la bancada priista por encima de Jorge Carvallo Jr. y Alberto Silva. 

Su habilidad, no obstante, está en que supo adueñarse del hígado, el corazón, las neuronas y hasta el sexo de sus jefes y amigos, pues su dimensión intelectual es corta, como quedara comprobado desde la facultad de Leyes cuando reprobara los últimos tres años y una amiga, presidenta de la sociedad de alumnos, lo salvara del oprobio y el escarnio, pero más aún, de la furia de sus padres porque los había estafado. 



 Lagos Hernández supo manejarse ante Javier Duarte y Fidel Herrera para que lo impusieran como su representante en el CDE del PRI a fin de negociar las candidaturas al Congreso con Manuel Cavazos Lerma, delegado general del CEN de Manlio Fabio Beltrones; Juan Nicolás Callejas Arroyo, dueño de la sección 32 del SNTE, y el mismo Héctor Yunes. 

Y la fuerza de sus amigos, padrinos y mecenas quedó expresa: todos los candidatos a diputados locales unis tienen el sello de Javier Duarte. Y también los candidatos pluris. Más aún: camino a la candidatura a diputado federal, Lagos cabildeó y cortejó con las hermanas Fabiola y Regina Vázquez Saut, las dueñas del distrito de Acayucan, para que lo dejaran hacer y lo dejaran pasar. 

A cambio, abrió paso a Fabiola como subsecretaria de Desarrollo Agropecuario, donde se mantiene “sin pena ni gloria” y a Regina como secretaria General del CDE del PRI en dos periodos, Alberto Silva y Felipe Amadeo Flores Espinosa. 

Pero más aún: En un principio, Regina Vázquez iba en el segundo lugar de las candidaturas pluris del PRI a la curul. Y a la hora del registro había brincado al primer lugar, gracias al cabildeo de Érick Lagos, utilizando los nombres de Javier Duarte y Fidel Herrera. Y, bueno, si un priista pregunta a otro las virtudes, los atributos, las cualidades y las fortalezas del “Michigan”, que así le llama JD, le contestará que nadie como Lagos para el chocholeo, el halago y la servidumbre humana en todos los sentidos. 


Lagos fue secretario particular de Fidel Herrera. Entonces, un constructor beneficiado por dedazo con obra pública, confesó: “Yo entregaba el diezmo y el doble diezmo en billetes en efectivo, en una maleta negra, a Érick Lagos, en su oficina de secretario particular del gobernador”. 

Y observaba: “Cuando Fidel quitó a Lagos de secretario y puso a Jorge Carvallo Delfín, yo seguía entregando el diezmo a Carvallo”. 

Fue aquella época cuando entre Lagos y Carvallo inició el fuego amigo porque ambos disputaban el cobro del diezmo. Los servicios de Lagos prestados a los gobernadores de la llamada “Decena Trágica de Veracruz” resultan inverosímiles. 



El biógrafo de Lagos dice que de los fidelistas es el más enriquecido, aun cuando guarda un bajo perfil, en contraparte, por ejemplo, que Jorge Carvallo junior, igual de enriquecido, pero ostentoso. Por eso, Miguel Ángel Yunes Linares, Héctor Yunes Landa y el senador Pepe Yunes Zorrilla traen unas ganas descomunales a Lagos Hernández y sería el primero en ser llamado a cuentas para convertirse, digamos, en un inquilino más del penal de Pacho Viejo. 

Ya se verá, no obstante, las negociaciones que hará para librar la más importante de sus batallas políticas, la suya..., pues de lo contrario, las barbies que ha tenido estarán a prueba para llevarle tortas y refrescos al CERESO… que bien podría será el de Papantla, donde lo espera “El Lucky”.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Y LO QUE LES FALTA POR DECIR,,,,,,SIEMPRE FU,HA SIDO Y SIGUE SIENDO EL ENLACE DE LOS CARTELES CON EL GOBERNADOR EN TURNO.

Anónimo dijo...

Aquí tiene la PGR una vía de investigación; si es que quiere hacer la chamba, para anexar a la carpeta de Javier Duarte y Fidel Herrera

Publicar un comentario