lunes, 11 de julio de 2016

"La Peque" Sicaria de Los Zetas: Del SexoServicio al Halconeo y bebió sangre de víctimas

Juana alias “La Peque” está recluida en uno de los Centros de Reinserción Social de Baja California. Presume que le gustaba tener relaciones con los decapitados y después tomar de su sangre.

En libertad perteneció a un brutal cártel delictivo: Los Zetas en Tamaulipas. En este relato, Juana narra las distintas estaciones por las que ha transitado y que la han conducido de la libertad al encierro carcelario; del sexo servicio al halconeo, como le llaman en el argot del crimen organizado a las tareas de contraespionaje de militares y policías.

"Sonará feo Sonará feo, pero me convertí en perro fiel del jefe, en algo más que un simple halcón que vigilaba y reportaba los operativos policiales y militares. Ese trabajo lo hacen taxistas, paleteros, despachadores de gasolina, agentes de tránsito, boleros, vendedores de piratería o cualquiera que trabaje o deambule en la vía pública. Cuando andas en este tipo de actividad tienes que relacionarte con mucha gente para no levantar sospechas. Tienes que hacer relaciones para tener siempre un lugar donde perder el tiempo mientras vigilas", cuenta en otra parte de la entrevista.

Si hay algo a lo que Juana le tiene miedo es a que le corten las orejas pedacito por pedacito. Como si fueran páginas de periódico a que solamente se les quiere recortar las erres. Su niñez no se asoma por ningún lado. Pareciera haber abandonado el encierro del vientre materno siendo un adulto. Y una vez fuera del útero trabajó de cocinera, mesera, sexoservidora y halcona del Cártel de Los Zetas.

Nuevamente está encerrada; ahora en una cárcel fronteriza; en un estómago de piedra.

Mientras pone en forma su narración, recuerda una tétrica narración periodística. Se trata de la esposa de un empresario mexicano a la que en su secuestro, y con la frialdad de una serpiente, su verdugo le pregunta: “¿Prefiere que le corte la oreja izquierda o la derecha?, dígame para saber en cuál ponerle anestesia”. Aunque se pagó el rescate, tres meses después volvería a su hogar sin ambas.

0 comentarios :

Publicar un comentario