lunes, 18 de julio de 2016

JavierDuarte todavía puede ser investigado por multihomicidio de la Narvarte: Mancera

SinEmbargo publica este día una entrevista con el jefe de Gobierno de la Ciudad de México. 

Son variados los temas que el reportero Alejandro Páez Varela trata con Miguel Ángel Mancera Espinosa. Entre ellos retoma el tema del multihomicidio ocurrido en la colonia Narvarte el 31 de julio de 2015.

–Por razones éticas, primero debo preguntarte si alguien va a pagar por la negligencia del Caso Narvarte. ¿Va a pasar algo con las filtraciones de la Procuraduría? ¿Está usted satisfecho con esa investigación? –se le pregunta. Así empieza la entrevista.

El 31 de julio de 2015, Mile Virginia Martin, Yesenia Quiroz, Nadia Vera, Olivia Negrete y Rubén Espinosa fueron asesinados en la Ciudad de México. Nadia era activista; Rubén, periodista; las otras mujeres estaban allí, en ese departamento de la colonia Narvarte, por distintas razones. 

La Procuraduría capitalina filtró información a sus medios afines para tratar de imponer distintas tesis: que las víctimas estaban ligadas a narcotraficantes; que una de ellas era prostituta. Filtraciones ofensivas. Filtraciones que enlodaron la investigación. “Un verdadero cochinero”, como dirían los mismos periodistas. Y una vergüenza para la impartición de justicia.

Un juez determinó la culpabilidad de la Procuraduría y vinieron condenas de organizaciones internacionales y nacionales. Rodolfo Ríos, amigo del doctor Mancera y titular de la dependencia, sigue en su cargo.

–Mira, sin duda ha habido y seguirá habiendo consecuencias por esas filtraciones. La filtración es una practica que lamentablemente, pues se ha dado, se sigue dando y mientras haya esa facilidad de poder obtener los datos y comunicarlos, por más candados que pones es probable que siga sucediendo por mucho tiempo. 

Sí se debe de buscar cada vez tener mayor control y tener mayor hermetismo en este tipo de investigaciones; pero en éste caso en concreto, el Caso Narvarte, sin duda estas filtraciones afectaron tanto a la parte de víctimas como a la parte misma de la sensibilidad de la sociedad. 

Nosotros tenemos algunas consignaciones que se han realizado ahí, hubo servidores públicos que fueron investigados y que han sido sancionados y todavía está en curso la investigación por [la posibilidad de que] más personas que pudieran resultar involucradas en la filtración. 

No puedes estar satisfecho con una investigación que no ha concluido. Este caso no se ha cerrado, es un caso que está abierto, es un caso donde se tiene ahora a unos imputados, unos probables responsables, sujetos a un procedimiento. 

Pero no se ha cerrado ninguna línea de investigación porque la esencia misma de ésta investigación es abrir todas las líneas posibles. Hasta que no se agote estrictamente con lo que está pidiendo la coadyuvancia, con lo que están pidiendo directamente las víctimas. Hasta que no se agote todo, no se va a cerrar la averiguación.

–Es decir, ¿todavía es posible que se investigue a Duarte? –se le pregunta. Dos de las víctimas, semanas y días antes de ser brutalmente asesinadas, culparon directamente al Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, de cualquier atentado contra sus vidas. Eran críticos de ese gobierno priista y fueron ejecutados.
Asiente con la cabeza, y dice:

–Todavía es posible que se siga investigando a quien resulte, a quien se señale, a quien hubiera indicios. Ésta averiguación no está cerrada. Cuando tú ya dices: el caso pasa nada más al juez y yo ya no me quedo con nada, entonces tú, Ministerio Público, ya no puedes actuar; pero en este caso, la averiguación ahí está. Hay un duplicado y se sigue actuando en él.

-¿No se le va a acabar el tiempo, doctor, antes de que terminemos de ver algo con respecto del Caso Narvarte?

–Mira, tenemos un contacto con la red, una red de destacados periodistas y defensores de derechos humanos, abogados, organizaciones de la sociedad civil, que están siguiendo el caso. El compromiso que hice con ellos es agotar esas líneas y esas diligencias que ellos consideran que son indispensables. Habiendo agotadas esas diligencias, revisaremos qué falta, qué más hay. Cuerda separada, línea paralela, se estará llevando hasta las instancias de la sentencia a las personas que están siendo actualmente procesadas.

–La ciudad aparece en los primeros lugares en los rankings de ataques a periodistas. ¿Por qué? ¿Por qué creció [la violencia contra periodistas] en este sexenio? ¿Qué pasó?

–Yo creo que tuvimos unos meses de muchísima efervescencia. La ciudad de repente se vio envuelta en eventos de protesta muy, muy subidos de ánimo: la primer, la llegada de los profesores aquí. Y después algunas marchas que, la verdad, sí fueron violentas. 

¿Eso qué generó? Pues generó que se dieran encuentros muy desafortunados entre la policía y quienes estaban ejerciendo una función periodística y que obviamente la policía no identificó, y en todo esto, se dieron agresiones. Se dieron golpes. 

Hubo consecuencias: tuvimos policías sancionados, hubo de todo. La verdad es que a nosotros no nos gusta estar con esas cifras. Hemos estado trabajando de manera muy cercana con defensores de los periodistas, con las diferentes organizaciones, a fin de que esto no se presente. La verdad es llevamos mucho tiempo sin que tengamos un caso así. 

Hemos ya puesto el refugio.

 Echamos a andar el sistema de protección. Somos de las entidades en donde más vienen a refugiarse quienes, en el ejercicio del periodismo, pueden estar siendo objeto de alguna persecución, la que fuere, de la naturaleza que fuere. Entonces, yo creo que esta esencia la sigue tendiendo la Ciudad de México. 

Aquí, nosotros permanentemente tenemos a personas, periodistas de todas las líneas que te imagines, hasta del espectáculo, que de una u otra manera nosotros tenemos bajo la protección en la Ciudad de México. Esto es lo que tenemos como instrucción. Es lo que queremos y es el mensaje que queremos darle a todos los que ejercen el periodismo.

0 comentarios :

Publicar un comentario